Autor:

De huaraches, tenis o botas vaqueras, bajo el sol que se proyectaba sobre el asfalto de la Ciudad de México y requemaba la piel, marcharon miles de campesinos en diversos puntos de la Ciudad de México para exigir la atención del gobierno federal, en el marco del 138 aniversario del natalicio de Emiliano Zapata.

Cálculos de los organizadores apuntan que fueron más de 30 mil los que se dispersaron en tres contingentes para ir a reclamar a la administración de Enrique Peña Nieto el abandono que hay para el sector agropecuario del país: los alrededores de Palacio Nacional, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural,  Pesca y Alimentación (Sagarpa) y las cercanías del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

En los contingentes había banderas de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (Coduc), la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) y el Movimiento Social por la Tierra (MST), que conforman el Frente Auténtico del Campo (FAC).

En las filas, hombres, mujeres y niños de distintas partes del país, que gritaban consignas o escuchaban corridos zapatistas. Han atravesado sierras, montañas y dejado sus casas para venir a levantar la voz.

 “Sabemos que estamos provocando un caos en la Ciudad de México, pero les pedimos que entiendan que salimos a reclamar lo que nos corresponde, para llevar los alimentos a sus mesas. El campo está totalmente abandonado, no llegan los ‘apoyos’ de Sagarpa, los insumos están más caros [el diésel agropecuario, las semillas y los fertilizantes] y no tenemos buenos accesos para comercializar nuestros productos. La mayoría de los beneficios (económicos) se los quedan las grandes empresas”,  dice Omar Angulo, dedicado a la ganadería en Colima.

El agotamiento del campo

El diagnóstico del Programa Sectorial de Desarrollo Agropecuario, Pesquero y Alimentario 2013- 2018 evidencia los signos de “agotamiento” que presenta el campo mexicano. Indica que se ven reflejados en “un estancamiento de la productividad, competitividad y rentabilidad, no es incluyente y carece de un manejo sustentable de los recursos naturales. Se requiere impulsar una estrategia para construir el nuevo rostro del campo y del sector agroalimentario”.

Las cifras de este programa, actualizado al 14 de abril de 2016, muestran: “el sector agropecuario y pesquero ha tenido un ritmo de crecimiento menor al de la economía nacional. En 1950, la participación del PIB [Producto Interno Bruto] primario en el PIB nacional era de 16.1 por ciento y en el 2012 del 3.4 por ciento”.

El documento oficial anota que “el medio rural se caracteriza por tener bajos niveles de desarrollo humano y una casi nula capitalización social y productiva, lo que ha impedido a esta población aumentar su productividad y su ingreso”. En este sector viven más de 26 millones de mexicanos.

Antonio Medrano, secretario técnico del FAC informó se han movilizado para iniciar “una jornada de lucha por la justicia, en contra del burocratismo, de la corrupción, de los recortes presupuestales para el campo, pero, sobre todo, contra el entreguismo del gobierno federal”. También demandan la salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en “defensa de nuestra patria y la soberanía nacional”.

Érika Ramírez

 

Comments

comments