Autor:

A dos días de que se cumpla el aniversario de la expropiación petrolera, decretada un 18 de marzo de hace 83 años por el presidente general Lázaro Cárdenas del Río, el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador anunció en su conferencia de prensa matutina que este día 16 de marzo de 2021 el líder petrolero Carlos Romero Deschamps renuncia a la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex), después de mantenerse por 26 años al frente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM). En ese tiempo se enriqueció ilícitamente tanto con dinero público como de las cuotas sindicales de los trabajadores, por lo que ha llegado el momento de que pague por ello este dirigente charro y corrupto.

En ese sentido, la Fiscalía General de la República (FGR), a cargo del doctor Alejandro Gertz Manero, debe darle curso a las denuncias penales que guarda desde hace dos años y que presentaron por los delitos de fraude y mala administración en perjuicio del erario y de las cuotas de miles de trabajadoras y trabajadores de Pemex.

Una de las carpetas de investigación, la número 2374/2019, abierta en la FGR y presentada por Sergio Morales Quintana, dirigente del Frente Nacional Petrolero, quien el 27 de febrero de 2019 acusó a Romero Deschamps de administración fraudulenta y fraude en contra de Pemex y de los trabajadores petroleros sindicalizados.

Al respecto, del presidente López Obrador dijo que la investigación en contra de Carlos Romero Deschamps corresponde a la Fiscalía General de la República y eso compete también a los ciudadanos que tienen interpuestas demandas o denuncias penales en contra del exlíder petrolero, “porque eso es otro asunto”.

En la denuncia FED/CDMX/SPE/0002374/2019, se indica que el exlíder petrolero nunca ha rendido cuentas de los movimientos financieros (ingresos y gastos) de las cuotas obrero sindicales que mensualmente les retienen a miles de trabajadores; y que desde hace 26 años cuando Romero Deschamps asumió la dirigencia sindical tampoco ha informado cuánto dinero hay en las cuentas bancarias del Sindicato.

En su querella por fraude y administración fraudulenta, Morales Quintana explica que es trabajador de la empresa Pemex desde el 14 de diciembre de 1987 y ahora enfrenta un juicio laboral por despido injustificado ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, por atreverse a denunciar las corruptelas del exlíder Romero Deschamps.

En la denuncia en poder de la FGR, el líder del Frente Nacional Petrolero afirma que Romero Deschamps “nunca rindió cuentas sobre su actuar como secretario general del STPRM, en cuanto a los movimientos financieros que se otorgan a través de las cuotas obrero sindicales, sin saber hasta la fecha en qué las ha utilizado, si han generado alguna utilidad de carácter económico y sobre todo hacia donde ha destinado tal cantidad de dinero que durante décadas ha administrado de miles de trabajadores causándome un agravio personal y directo, no solo a mi, sino también a toda la base trabajadora que ha confiado en los principios que se establecen en los estatutos a los cuales debe lealtad y que al ser omiso en dicha información, teniendo la obligación de entregar cuentas claras a cada agremiado, éste se ha aprovechado de la autonomía sindical para no rendir cuentas claras de lo realizado con las cuotas obrero sindicales”.

Morales Quintana argumenta en su querella que la Ley Federal del Trabajo establece una serie de obligaciones a los sindicatos para incorporar en sus estatutos un mecanismo de rendición de cuentas por la directiva en lo que se refiere a la administración del patrimonio sindical, así como las sanciones en caso de incumplimiento, los medios internos para la resolución de controversias, así como las vías por medio de las cuales los trabajadores podrán obtener la información respectiva conforme a los procedimientos e instancias correspondientes.

Agrega que la honesta y transparente aplicación de los recursos es necesaria para alcanzar sus legítimos propósitos conforme a la normativa aplicable y, por ende, para beneficiar a sus agremiados a través del mejoramiento de sus condiciones laborales, por lo tanto, la ley en la materia establece la rendición de cuentas sin violar el principio de libertad y autonomía sindical, argumentos que han sido utilizados por Romero Deschamps para impedir informar sobre el destino del dinero recaudado en los últimos 26 años.

“He acudido a las asambleas del Sindicato y no se me ha informado sobre la rendición de cuentas o empleo de mis cuotas en la realización de obras u cualquier otro relacionado con la aportación de mis cuotas, ya que han confundido la autonomía sindical con la falta de rendición de cuentas, violando derechos humanos fundamentales del suscrito, así como del gremio sindical”, dijo el dirigente del Frente Nacional Petrolero.

Morales Quintana afirma que la administración del Sindicato por parte de Romero Deschamps ha sido “fraudulenta” y de “traición sindical” por abusar de los ingresos económicos de los trabajadores.

“Dicho líder sindical ocupó cargos gubernamentales dentro de la administración del STPRM y que aún no ha mostrado ni una sola cuenta clara. En sus cargos legislativos de diputado y senador votó en contra de los trabajadores petroleros que representaba, permitiendo una serie de reformas a leyes federales que permitieron el despido de miles de empleados de la paraestatal en el año 2013, la cual muestra un dato de prueba más en contra de una administración que sirvió para defraudar al colectivo que representaba, conocido este hecho dentro de nuestros estatutos como claudicación”, explicó el trabajador petrolero denunciante.

El expediente penal de la FGR: FED/CDMX/SPE/0002374/2019

En su acostumbrada conferencia de prensa matutina, el presidente López Obrador anunció: “Quiero informarle al pueblo de México que a partir del día de hoy (16 de marzo de 2021), el señor Romero Deschamps ya presenta su renuncia, es decir deja de ser trabajador activo de Pemex. Eso lo hace por voluntad propia y también por un exhorto que le hicimos; de que, aunque fuese legal, de que así estuviese acordado en las condiciones laborales, consideramos que era inmoral. Entonces aprovecho para informar este asunto”.

El jefe del Ejecutivo comentó que la información investigada por Contralínea y que se le planteó en días anteriores en “la mañanera” y de la cual él no tenía conocimiento, de que el anterior dirigente sindical de Pemex, Carlos Romero Deschamps, estaba de vacaciones porque argumentaba que durante el tiempo que fue dirigente no las tomó y que de acuerdo con el Contrato Colectivo tenía ese derecho de utilizar todas sus vacaciones anteriores, acumularlas, y que esto le permitía estar de vacaciones hasta 2024.

“A mí me extrañó porque yo no tenía conocimiento, pero así era, en efecto, entonces iba a estar hasta 2024 como trabajador en activo”, por ello se habló con él y aceptó presentar su renuncia a Pemex.

López Obrador dijo que cuando se revisó el Contrato Colectivo (con el Sindicato), a diferencia de lo que se hacía antes, que había muchos comisionados, es decir trabajadores de Pemex que hacían labores sindicales no sólo estaban comisionados, sino que tenían derecho a viáticos, todo dentro del Contrato Colectivo, así venía de tiempo atrás, todo el periodo neoliberal, muy poco se sabía de eso, no se informaba de eso. Entonces se hizo un ajuste a lo mínimo de esas cantidades dirigidas al Sindicato.

“Vamos a informar sobre eso. En su momento lo dije aquí, cuando se llevó a cabo la negociación del Contrato Colectivo”, añadió. Dijo que se seguirá revisando el Contrato Colectivo sin afectar los derechos laborales, porque durante el periodo neoliberal se protegía a los dirigentes y se afectaba a los trabajadores.

El presidente explicó que “en el caso de Pemex se despedía a los trabajadores de base, de planta o transitorios, y se fue agrandando cada vez más la estructura administrativa de los trabajadores llamados de confianza, y se protegía a los dirigentes (sindicales). Yo les comentaba la vez pasada, porque no debemos de olvidar que no hay que odiar, pero no olvidar; se dice ni perdón ni olvido, perdón si, olvido no, aunque, también respeto eso”.