Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró esta mañana que en la manifestación del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, no hubo confrontación y los elementos policiacos de la Ciudad de México no cayeron en provocaciones. “No se agredió a quienes protestaron”.

Afortunadamente se pudo evadir el acoso, consideró. No se cayó en la trampa de la violencia el 8 de marzo pasado. Se resistió frente a la provocación.

El titular del Poder Ejecutivo federal agradeció a quienes se encargan de la seguridad de la Ciudad de México, especialmente a mujeres policías, por resistir a las agresiones de las manifestantes.

Aunque en la marcha sí se suscitaron enfrentamientos entre policías y manifestantes, el presidente dijo que “no se agredió a quienes protestaron”. Y celebró que el muro que resguardó el Palacio Nacional cumplió su función porque “fue evidente que querían vandalizarlo. Y se hubiera puesto en riesgo a mucha gente”.

Recordó que hace 1 año mujeres policías resultaron quemadas durante la vandalización del Palacio Nacional. Ahora, “ni civiles ni policías salieron graves”. Lo que muestra que el gobierno de la 4T no es represor en comparación con los mandatos anteriores. “Se evita la confrontación, la violencia”.

Ello, aunque desde iniciadas las movilizaciones fueron detenidas tres fotoperiodistas en inmediaciones de la estación Hidalgo del Sistema de Transporte Colectivo Metro y en el operativo policiaco fueron empleados gases para dispersar la marcha frente a Palacio Nacional.

Asimismo, acusó que los movimientos feministas sean impulsados por los “conservadores”. Y dijo la violencia no tiene justificación.

Te puede interesar: 8M: miles de mujeres marchan contra la violencia de género