Autor:

El impacto económico negativo en el sector turístico causado por la pandemia de Covid-19 afecta en mayor medida a las mujeres, debido a que constituyen el 54 por ciento de la mano de obra de ese sector en el mundo, y se concentran en trabajos poco cualificados o informales, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT).

La precariedad en puestos laborales limita el acceso de las mujeres a la protección social y las coloca en vulnerabilidad ante una crisis; además, gran parte de ellas también es responsable de los hogares monoparentales y gana y ahorra menos, lo que merma aún más sus capacidades para absorber los choques económicos, explica en su Guía de recuperación inclusiva. Impactos socioculturales de la Covid-19: las mujeres en el turismo.

Para revertir la desigualdad entre hombres y mujeres en el sector, el documento sugiere desarrollar políticas con perspectiva de género en cualquier acción planificada: desde la legislación general hasta los programas implementados en distintos niveles. Asimismo, propone la inclusión de mujeres en puestos de decisión, porque la recuperación del turismo ofrecerá una oportunidad para que alcancen posiciones de liderazgo y se conviertan en creadoras de riqueza.

El turismo también requiere mejorar la recopilación y medición de datos, pues los existentes sobre mujeres son escasos y dificultan los esfuerzos del sector público y privado para impulsar la igualdad de género, indica el informe. Europa es la única región del mundo donde se producen estadísticas desglosadas por sexo acerca del empleo turístico.

De igual forma, la OMT señala que los paquetes de estímulo y ayuda deben garantizar el apoyo para los trabajadores informales, donde impera la mano de obra femenina, lo cual frenará la inestabilidad y falta de protecciones legales y sociales inherentes a ese tipo de empleo.

La brecha salarial de género en el turismo es menor que en la economía general, apunta el texto, porque en el primero las mujeres ganan 14.7 por ciento menos que los varones y en el segundo la diferencia es de 16.8 por ciento. Además, el 23 por ciento de los ministros de turismo son mujeres, mientras que en el resto de los puestos ministeriales representan el 21 por ciento.