Autor:

Un muerto y tres heridos de bala dejó como saldo la nueva emboscada contra nahuas del Consejo Indígena y Popular de Guerrero-Emiliano Zapata (Cipog-EZ) en la Montaña baja de Guerrero. Los indígenas regresaban de una asamblea intercomunitaria cuando fueron atacados este domingo, aproximadamente a las 22:00 horas, con fusiles de asalto AK47 y R15 por supuestos integrantes del cártel de los Ardillos.

Los nahuas regresaban de una asamblea con Policías Comunitarias de la Costa Chica, celebrada en el municipio de San Marcos. El Cipog-EZ informa que la emboscada ocurrió antes de llegar a la comunidad de Tlatoaqui, crucero de Olinalá. Los heridos son Adán Linares Silverio, Pablo Hilario Morales y Alberto Zoyateco Pérez. “El compañero Jordán Terjiño Luna lamentablemente perdió la vida en las primeras horas del 8 de marzo por las heridas de bala”, informa en entrevista con Contralínea uno de los voceros del Cipog-EZ presente en los hechos.

También quedaron destruidas dos camionetas del Cipog-EZ “por las mismas balas de las manos asesinas del grupo delincuencial y paramilitar “los Ardillos”, señalan los nahuas en un comunicado emitido en las primeras horas de este lunes.

Condenan que la seguridad, paz y justicia que prometió el gobierno federal para la región “ha sido pura simulación”. Lamentan que las agresiones de los narcoparamilitares contras las comunidades organizadas en el Cipog-EZ sigan sin sanción. “Los asesinos siguen sin castigo y siguen asediando a nuestros hermanos”.

Denuncian que la Guardia Nacional y las corporaciones policiacas estatales y municipales “son  simples espectadores y cómplices de las agresiones que Los Ardillos ejecutan en la región de la Montaña”.

El Cipog-EZ ha denunciado el acoso armado que viven 24 comunidades en la Montaña baja de Guerrero. Incluso una delegación vino a la Ciudad de México con la intención de entrevistarse, sin éxito, con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Han recibido la visita de Centros de Derechos Humanos, organizaciones y colectivos nacionales e internacionales mediante una Misión Civil de Observación, la cual ha documentado la situación de violencia y exterminio que padecen estas comunidades.

Los pueblos nahuas del Cipog-EZ se reconocen como parte del Concejo Indígena de Gobierno y del Congreso Nacional Indígena.