Autor:

El conflicto entre indígenas triquis de Oaxaca escaló este domingo luego de que fueran desplazadas 30 familias más de la comunidad de Tierra Blanca Copala, en la región Triqui Baja del estado. Las familias fueron rescatadas de entre los montes y fueron encontradas golpeadas y vejadas. Acusan de ataques armados contra su comunidad, que está sitiada por un grupo que porta armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas. Demandan la intervención del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que se detengan las agresiones armadas.

El desplazamiento forzado del día de hoy ocurrió incluso luego de la intervención de la Guardia Nacional y elementos de la policía del estado, en un conflicto que inició el 26 de diciembre pasado y que ya supone un saldo de tres muertos y una docena de heridos, de acuerdo con testimonios de integrantes de la comunidad de Tierra Blanca, municipio de Juxtlahuaca. Voceros acreditados ante Contralínea pero que solicitan el anonimato por temor a represalias, señalan que son alrededor de 300 los desplazados que se han refugiado en el poblado de Yosoyuxi, a 10 kilómetros de Tierra Blanca.

Durante el primer desplazamiento forzado de Tierra Blanca Copala, el 26 de diciembre pasado, fue asesinado Andrés Martínez López y fueron heridos de bala sus tres hijos menores de edad: José Andrés Martínez Martínez, Sheyla Martínez Martínez (quien se encuentra en el hospital de la niñez) y Darwin Nelson Martínez Martínez, de año y medio de edad (quien se encuentra en el Hospital Civil de Oaxaca).

Los desplazados de Tierra Blanca son integrantes del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente (MULTI). Este domingo corrían entre los montes de la sabana, custodiados por algunos elementos de la Guardia Nacional y unos 10 oficiales de la policía estatal. Acusaron de haber sido agredidos con armas de fuego por miembros del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT).

En entrevista con Contralínea, integrantes de la Dirección Política del MULTI y voceros de las familias que están siendo desplazadas, acusan de la embestida de ataques para que abandonen sus casas, víctimas de saqueos, robos, golpes y despojos, al presidente municipal de Juxtlahuaca, Santiago Nicolás Feria, otrora miembro de la priísta Confederación Nacional Campesina y hoy militante del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la entidad.

“El gobierno de Oaxaca, a través de grupos paramilitares, continúa su ofensiva en contra de las comunidades triquis de  Yosoyuxi y Tierra Blanca Copala.  La acción es llevada a cabo por el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) con el aval del gobierno estatal y federal, pues previo a los ataques, la policía estatal y la Guardia Nacional se retiró de la zona garantizando que las acciones criminales de los paramilitares se llevarán a cabo con total impunidad”, se lee en un comunicado del MULTI.

En su huida de los ataques de paramilitares apostados en la entrada del pueblo, los desplazados de Tierra Blanca acusan al gobernador del estado, José Murat, de las agresiones en su contra, al denunciar que la Guardia Nacional y la policía estatal “puso pies en polvorosa en cuanto vieron a los hombres armados del MULT que desde diciembre los mantienen a raya”.

Aseguran que en Tierra Blanca permanecen heridos de bala que no pueden salir de la comunidad, pues ésta se encuentra sitiada por hombres armados y ni siquiera la Guardia Nacional pudo ingresar.

Durante el rescate de los desplazados y en un camino estrecho de terracería, se encontró a una mujer golpeada, hambrienta y deshidratada que huía con su hija en brazos. En videos difundidos en redes sociales se ve a la agraviada comiendo con desesperación y protegiendo a su menor hija, mientras ve el arribo al paraje del grupo de policías y de la Guardia Nacional que llegan exhaustos.

La disputa entre ambos grupos inició en diciembre pasado luego de que se dio a conocer el presupuesto municipal para los poblados y rancherías, en lo que supone también un despojo de los recursos de la mayoría de los habitantes de Tierra Blanca, Yosoyuxi y San Miguel Copala, que simpatizan con el MULTI.

Del otro lado, según las versiones de los entrevistados, el alcalde habría beneficiado a sus incondicionales, a quienes “maicea” para que voten por él en las elecciones de junio próximo, cuestión que no está lejos de obtener, al tener bajo su control a las comunidades de Cruz Chiquita, Coyichi, Río Metates, Pico de Águila, Lázaro Cárdenas, Llano del Nopal, Río Venado, Río Humo, Cerro Cabeza, Río Lagarto, Cerro Potrero y San Juan Copala.

La represión en contra del pueblo triqui “es un intento por acabar con la autonomía que las comunidades han conseguido y defendido durante décadas, con el objetivo de entregar a las empresas capitalistas los recursos naturales de la región. La autonomía triqui es el obstáculo que el gobierno capitalista de Oaxaca, encabezado por Alejandro Murat Hinojosa, quiere hacer a un lado para apropiarse de los recursos”, subrayan los desplazados.

La Coordinadora Internacional de Solidaridad y por la Libertad de Presos Políticos y Revolucionarios del Mundo-Base México, exigen el fin del ataque en contra de la comunidad de Tierra Blanca, castigo a los responsables, desarme de paramilitares, libertad a los cinco presos políticos triquis: Juliantino García Ramírez, Reynaldo Martínez Álvarez, Miguel Ángel Velazco Álvarez, Roberto Cárdenas Rosas y Marcos García de Jesús y el respeto a la autonomía de los pueblos originarios.