Autor:

En México se requieren mecanismos suficientes y adecuados para la prevención, atención y sanción cuando sea vulnerado el bien jurídico de la privacidad, como ocurre con el llamado sexting (compartir en internet imágenes sexuales sin el consentimiento de la persona expuesta). Ello, porque “la vida digital cobra cada vez más importancia y es necesario desarrollar” dichos mecanismos, advirtió la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), Nashieli Ramírez Hernández.

Al participar en el “Taller Violencia Digital Ley Olimpia”, la ombudsperson indicó que es un reto institucional “generar más conocimiento sobre los daños que se pueden producir, qué prácticas son indeseables y qué medidas institucionales y sociales se deben tomar; así como qué personas o grupos de personas pueden resultar más afectadas”.

Y es que, dijo, se pueden derivar temas como extorsiones, desprestigio, control o manipulación de la información; robo de identidad que pueden generar daños sobre la intimidad, el buen nombre, la integridad y otros derechos. Ello, sobre todo si se tiene en cuenta que en este 2020, por la pandemia, por lo menos ocho de cada 10 mexicanos habrían usado las redes sociales, aplicaciones digitales e internet.

Como ejemplo, indicó Ramírez que antes, “lo que hubiera sido un comentario entre amigos, puede ser ahora un screenshot que puede circular, de mano en mano, hasta alguien desconocido, en un lugar desconocido. Lo que hubiera sido un vídeo, una foto o un mensaje de voz para una persona, puede ahora ser para los ojos y los oídos de miles”.

Y recordó que las reformas a nivel federal y en la Ciudad de México fueron publicadas desde enero con la categorización de violencia digital, en la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así como un Capítulo de Delitos Contra la Intimidad Sexual en el Código Penal.

La presidenta de la CDHCM advirtió que estos cambios legales “confirman que la vida digital está cobrando cada vez más importancia y que, a la par, debemos contar con los mecanismos para proteger la privacidad como un bien jurídico de todas las personas, en todas las épocas”.

No obstante, reconoció que las reformas son el primer paso para definir lo que es o no bueno y deseable en esa vida digital, en lo que toca a la privacidad y su relación con la intimidad sexual y el ejercicio a una vida libre de violencia para las mujeres.

“Es un primer paso para reconocer que las interacciones virtuales importan e impactan, y no son inocuas ni banales. Las reformas surgen para establecer como delito la difusión del contenido sexual íntimo sin consentimiento de quien está en el material audiovisual que se distribuye.”

En la inauguración del Taller participó también el comisionado presidente del INFO Ciudad de México, Julio César Bonilla Gutiérrez; el fiscal de Investigación Territorial en Cuauhtémoc, Víctor Manuel Castro Martínez; la diputada Leonor Gómez Otegui; el diputado Temístocles Villanueva; el comisionado del INFO de la Ciudad de México, Arístides Rodrigo Guerrero García; la activista y fundadora del Frente Nacional para la Sororidad, Olimpia Coral Melo; y el alcalde en Cuauhtémoc, Néstor Núñez López.