Autor:

En el 23 aniversario de la masacre de Acteal, Las Abejas señalaron que el expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León, el exgobernador Julio César Ruiz Ferro, y los exfuncionarios, como Emilio Chuayffet, señalados de autores intelectuales del crimen de Estado todavía siguen libres y con impunidad.

No obstante, consideró que “la libertad que gozan ya son días contados porque dentro del marco del Acuerdo de Solución Amistosa del caso Acteal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, suscrito el pasado 3 de septiembre de 2020, el Estado mexicano asumió responsabilidad por acción y omisión, por lo que para el esclarecimiento de la verdad se va designar expertos para que analicen el expediente conformado del caso 12.790, el resultado de la investigación se enviará a la Fiscalía General de la República. Este nos abre la posibilidad para que los autores intelectuales sean llevados ante la justicia por su responsabilidad en la masacre”.

Para la organización indígena, la masacre es un crimen de Estado y de lesa humanidad “que ha causado un daño irreparable a la salud física, emocional y del proyecto de vida de las víctimas sobrevivientes de la Masacre de Acteal y de los familiares de las víctimas fallecidas, incluso del pueblo tzotzil en su conjunto”.

En un comunicado, Las Abejas señalan que “la herida sigue abierta: apenas este 5 de diciembre de 2020 falleció nuestro compañero Manuel Gómez Pérez, sobreviviente herido que participó en el Acuerdo de Solución Amistosa del caso 12.790 México. Nos consta que su muerte es consecuencia de muchos años de impunidad y abandono de las instituciones del gobierno”.

A 3 meses de la suscripción de ese acuerdo amistoso, Las Abejas consideraron que es muy temprano decir que el gobierno mexicano incumple con los compromisos de justicia asumidos. “Reconocemos que se ha avanzado en algunas medidas para atender a las víctimas de la masacre, pero falta mucho para que la justicia llegue a Acteal, principalmente falta que el expresidente Ernesto Zedillo y su cadena de mando sean llevados ante la justicia, y nosotros así lo vamos a exigir porque ya somos muchas víctimas que creemos que se puede lograr justicia en vida. Tres meses después de la firma del Acuerdo de Solución Amistosa se han sumado siete víctimas más: tres sobrevivientes heridos y familiares de cuatro víctimas fallecidos”.

Asimismo, señalaron que “durante muchos años el gobierno neoliberal apostó por la guerra, la muerte y el desgaste, pero nosotros en lugar de venganza siempre respondimos defendiendo la vida, la construcción de paz y la reconciliación porque como pueblo tzotzil nunca consideramos una solución hacer justicia con nuestras propias manos. Por lo que, a  23 años de la masacre de Acteal seguimos con ese pensamiento, con esa decisión; como dijo José Martí ‘la conciliación es la ventura de los pueblos’”.

Finalmente solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos siga acompañando el proceso del cumplimiento del Acuerdo de Solución Amistosa.

Te puede interesar: Están matando a los nahuas