Autor:

El senador panista Roberto Juan Moya Clemente propuso entregar un estímulo fiscal a los patrones que no hayan despedido trabajadores durante 2020, equivalente a un mes de su registro por concepto de nómina, aplicable al pago del impuesto sobre la renta (ISR) en el mismo ejercicio.

El apoyo, dijo, será válido sólo para los contribuyentes que comprueben la inexistencia de registros de baja de personal ante el Instituto Mexicano del Seguro Social. Y para sus efectos, se considerará la totalidad del salario que sirva de base para calcular, en el periodo que corresponda y las retenciones del ISR de los trabajadores registrados en la nómina.

Para el legislador, “resulta pertinente beneficiar a los patrones que han sostenido el nexo laboral, a fin de que continúen con sus actividades productivas, ya que con su esfuerzo los trabajadores cuentan con recursos para mantener a sus familias y, en conjunto, favorecen la economía nacional en el contexto de la pandemia”.

Otro de sus argumentos fue que las personas físicas y morales han tenido que realizar gastos extraordinarios para dar cumplimiento a los acuerdos emitidos por las autoridades de salud: adquisición de insumos sanitarios, incorporación de software, hardware, entre otras adecuaciones, situación que se vuelve insostenible si no hay acompañamiento de una política pública.

Incluso, dijo, “algunas empresas han tenido que renegociar los contratos con sus trabajadores para continuar con las relaciones laborales, factor que implica una disminución en la dinámica económica tanto en los hogares, como en la iniciativa privada”.

La iniciativa que busca adicionar una fracción IX, al inciso A, del artículo 16 de la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal de 2020, fue remitida a la Cámara de Diputados.

Te puede interesar: Gobierno de AMLO manda advertencia a patrones que corren trabajadores en diciembre