Autor:

La Ciudad de México y el Estado de México pasan a semáforo rojo a partir de mañana 19 de diciembre y hasta el 10 de enero, anunciaron la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, el gobernador Alfredo del Mazo y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

En conferencia de prensa, el doctor López-Gatell informó que, a pesar de que en los últimos días se pidió a los habitantes del Valle de México que se mantengan en sus casas y no salgan si no es necesario, los contagios siguen incrementándose. Por ello, las autoridades de ambas entidades, en conjunto con el gobierno federal, decidieron suspender temporalmente las actividades económicas no esenciales que contribuyen al aumento de movilidad y congregación.

El subsecretario informó que las actividades que continuarán en funcionamiento son:

Venta de alimentos sin preparar y preparados, pero sólo como servicio de entrega, no se puede consumir en los locales.

-Los sectores de energía, transporte, manufactura, salud, funerario, construcción, financieros, proveeduría, tributario, seguridad, obra pública, agua y servicios necesarios para la operación de estos.

Venta y fabricación de medicamentos en la etapa  final y en la cadena de proveeduría.

-Talleres de reparaciones y refacciones.

Además, cada entidad publicará en sus gacetas oficiales la lista específica de las actividades que permanecerán funcionando para que la población pueda informarse.

Al respecto, el gobernador Alfredo del Mazo dijo que durante las últimas semanas se ha registrado un incremento importante en el número de contagios, defunciones y hospitalizaciones. El Estado de México tiene una ocupación hospitalaria del 75 por ciento, por lo cual decidieron “tomar medidas drásticas”.

“Sabemos que son decisiones difíciles, que tienen implicación importante en las familias, pero tenemos que privilegiar la salud y salvar vidas”, mencionó.

Por su parte, Claudia Sheinbaum dijo que se va a incrementar la capacidad hospitalaria con el apoyo de las instituciones federales: se pretende llegar a 10 mil camas en la Ciudad de México. Sin embargo, es necesario disminuir la curva de contagios y por eso se tomó la decisión.

Las tres autoridades hicieron un llamado a la población a no realizar fiestas ni reuniones en esta temporada decembrina; así como seguir las medidas sanitarias y quedarse en casa.

Te puede interesar: Alerta máxima por Covid-19 en oriente del Valle de México