Autor:

El Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (SUNEO) –dependiente del gobierno de Oaxaca– incumplió con la reinstalación de la profesora Virginia Ilescas Vela, catedrática despedida por la Universidad del Istmo (Unistmo) tras haber acompañado denuncias de violencia sexual cometida por catedráticos del campus Ixtepec. Así lo denunció Rogelia González Luis, creadora de la Red Interinstitucional de Prevención y Atención a Casos de Violencia en la región del Istmo de Tehuantepec.

En conferencia de prensa, González recordó que el pasado 3 de diciembre, el gobernador Alejandro Murat ratificó el “compromiso con los derechos de las mujeres e instruyó la reinstalación de la catedrática a la brevedad”. Asimismo, dijo que en una reunión de trabajo celebrada el 15 de diciembre con directivos de diversas dependencias “dieron cumplimiento a la instrucción del gobernador a la reinstalación de la doctora Virginia Ilescas a sus actividades laborales, así como el restablecimiento de su pago correspondiente”. No obstante, las autoridades universitarias “se rehúsan a acatar las instrucciones” del Ejecutivo estatal.

Es por ello que la Red Institucional exigió que el gobernador Alejandro Murat que inste a su gabinete para que haya tolerancia cero contra quienes violenten a las mujeres en Oaxaca, y se tomen medidas que respalden el compromiso de trabajar por la igualdad y libre violencia hacia las mujeres de todas las edades. Y que la justicia llegue para la catedrática, ya que le fueron violados sus derechos humanos.

La organización acompañante de la doctora Virginia Ilescas acusó que Modesto Seara, rector del SUNEO, administra los tres planteles de la Unistmo con desapego a lo propuesto por el propio gobernador de no tolerar la violencia contra las mujeres.  Y es que, en ningún momento, las autoridades del Campus Ixtepec han emitido pronunciamiento en contra de la violencia sexual ejercida contra alumnas de su plantel y que costó la deserción de las estudiantes violentadas.

Asimismo, dijo que Modesto Seara “y sus subordinados mantienen bajo coerción a los trabajadores y alumnos para incitarlos al odio y seguir fabricando acusaciones falsas, provocando que el linchamiento hacia la catedrática ponga en riesgo su vida, su salud física y emocional”. Mientras que los profesores denunciados ante la Fiscalía estatal “gozan de todos los derechos laborales e imparten cátedra bajo la protección de la ahora vicerrectora Cora Silvia Bonilla”.