Autor:

Ayer se subió a la página de la la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria el decreto presidencial que prohíbe el maíz transgénico en México y “que marca la ruta para eliminar, hacia el 2024, el uso del glifosato en territorio nacional”. Organizaciones ambientalistas y campesinas urgieron al presidente Andrés Manuel López Obrador, su firma y publicación el Diario Oficial de la Federación.

Bajo el expediente 12/0110/091220, a la letra indica: “Decreto por el que se establecen las acciones que deberán realizar las dependencias y entidades que integran la Administración Pública Federal, en el ámbito de sus competencias, para sustituir gradualmente el uso, adquisición, distribución, promoción e importación de la sustancia química denominada glifosato y de los agroquímicos utilizados en nuestro país que lo contienen como ingrediente activo, por alternativas sostenibles y culturalmente adecuadas, que permitan mantener la producción y resulten seguras para la salud humana, la diversidad biocultural del país y el ambiente”.

El 19 de noviembre pasado, el primer mandatario aseguró a Contralínea que “la instrucción es que no se utilice ese agroquímico en el gobierno, en actividades del gobierno y que Conacyt [Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología] lleve a cabo una investigación para buscar la manera de sustituirlo, como es indispensable y no hay alternativa en el mundo para que se pueda desechar por completo ese agroquímico, se está limitando, eso es lo que acordamos, en la medida que tengamos opciones se va a ir eliminando por completo”.

La organización ambientalista Greenpeace México y la Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País celebraron que, después de 21 años de una lucha conjunta, así como con numerosas organizaciones aliadas de campesinos, consumidores, académicos, investigadores, artistas e intelectuales, “estamos cerca de lograr la prohibición de maíz Genéticamente Modificado (GM), también denominado transgénico y del uso del glifosato, que implican serias afectaciones a la salud humana y el medio ambiente”.

A través de un comunicado, indicaron que este dictamen “responde a la lucha que han dado muchas y muchos mexicanos durante los últimos 21 años, para defender nuestros maíces, pues México es considerado el centro de origen, de domesticación y de diversificación de por lo menos 64 razas de maíz, y de otras más de mil especies, entre ellos el chile, el frijol, la calabaza, la vainilla, el algodón, el aguacate, el cacao y el amaranto.

“Greenpeace México y la Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País, así como muchas y muchos ciudadanos en todo el país, han denunciado que los transgénicos y su paquete tecnológico agrotóxico ocasionan severos daños a la salud humana y al medio ambiente, como demuestran numerosas investigaciones científicas realizadas con el debido rigor y evidencia”, exponen.

Las organizaciones indican que en agricultura, “el verdadero progreso son la revaloración del trabajo campesino e indígena, el desarrollo y mejoramiento de las técnicas agrícolas sustentables, la agricultura ecológica, la protección de la agrobiodiversidad, la conservación de la fertilidad del suelo, el desarrollo de modelos locales, basados en las variedades tradicionales y los agroecosistemas. En este sentido es indispensable transitar hacia la construcción de un nuevo sistema agroalimentario y nutricional, para cumplir con los objetivos de alcanzar la autosuficiencia y soberanía alimentarias”.