Autor:

Son 650 mil las viviendas desarrolladas en el pasado por el Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores que han sido abandonadas en todo el país, lo que equivale a la extensión territorial del estado de Puebla, explicó el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer.

Por ello, informó que la Secretaría, junto con el Infonavit, pretenden recuperar 175 mil de esas viviendas abandonadas.

En la conferencia presidencial, el titular de la Sedatu señaló que el programa se centra en la recuperación, no sólo de viviendas como elemento individual, sino que consiste en recuperar secciones urbanas importantes de conjuntos habitacionales.

Román Meyer explicó que muchas de esas viviendas fueron abandonadas porque se ubicaban a dos o tres horas de los centros de trabajo y no cuentan con los servicios de infraestructura básica necesaria, porque se requiere de un sistema de apoyo, equipamientos y espacios públicos que “sustenten la vida pública”.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó que hay muchas viviendas abandonadas “por la corrupción que imperó durante todo el periodo neoliberal”. Ello, porque las empresas inmobiliarias, en connivencia con las autoridades, construían en zonas no aptas, como las laderas, o en regiones alejadas de los centros urbanos. En otros casos, dijo, ni siquiera se concluía la construcción.

Por ello destacó que eso ya se terminó y ahora la gente recibirá el apoyo directo. Además, instruyó a los funcionarios del ramo a hacer un análisis detallado sobre la situación de las viviendas abandonadas a lo largo del país.