Autor:

La aprobación de un dictamen de Ley General de Aguas (LGA) que “no abrogue la Ley de Aguas Nacionales (LAN) generaría  consecuencias severas e irreversibles, al profundizar la situación de crisis del agua que aqueja al país”, advierte la organización Cántaro Azul, una de cuales fungió como Apoyo Técnico-Jurídico de la Comisión de de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento  (CRHAPS).

Imagen de una toma de agua

A través de un comunicado, el doctor Fermín Reygadas Robles Gil, coordinador del equipo de apoyo técnico de la CRHAPS y director general de Cántaro Azul, expone que, además, se incumpliría con el  mandato constitucional que exige sentar las bases para el uso y acceso equitativo y sustentable de los recursos hídricos.

El pasado 19 de noviembre, durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la cuarta transformación no trabajará con leyes que permitan la privatización del agua y la continuidad de un sistema de concesiones neoliberal. “No podemos apostar a lo mismo”, es decir, dar continuidad al régimen de concesiones por más de 30 años y su renovación por el mismo tiempo.

Robles Gil indica que no se puede continuar con el modelo neoliberal de gestión, uso  y aprovechamiento de los recursos hídricos, “cuyo fracaso es evidenciado por las siguientes cifras: uno de cada seis acuíferos  del país presenta problemas de sobreexplotación y 35 millones de habitantes, principalmente de zonas rurales y  periurbanas, viven en precariedad hídrica.

“Asimismo, el 70 por ciento de los cuerpos de Aguas Nacionales están contaminados y  millones de personas reciben agua entubada que contiene sustancias que afectan su salud”, expone en su misiva. Y agrega:

  • Existen más de 600 registros de contaminación de agua por arsénico, distribuidos en, por lo menos, 198 municipios de 22 estados de la República. El arsénico puede generar cáncer en la piel, vejiga, hígado, riñones y/o pulmones; así como problemas metabólicos, cardiovasculares y neurológicos.

  • Hay más de 1 mil registros de contaminación de agua por fluoruros, distribuidos en 227 municipios de 24 estados de la República. El fluoruro puede causar fluorosis dental, rigidez esquelética, problemas neurológicos y renales.

  • A través de información oficial, se detectaron 1 mil 900 registros de contaminación de agua por coliformes fecales, distribuidos en 598 municipios de 28 estados del país. La presencia de materia fecal en el agua genera enfermedades gastrointestinales (tifoidea, salmonelosis, etcétera) y malnutrición.

“Lo anterior es una de las consecuencias del débil sistema de concesiones, monitoreo, inspección y vigilancia de las Aguas  Nacionales y de la desarticulación de los tres niveles de gobierno y la ciudadanía en la gestión del agua y las cuencas. Asimismo, del mal diseño y el profundo abandono de las plantas de tratamiento de aguas residuales construidas con  financiamiento público”, dice Robles Gil, quien cuenta con un doctorado por el Grupo de Energía y Recursos de la Universidad de Berkeley, California.

El especialista retoma que de febrero a junio del presente año se turnaron para su dictaminación en Comisiones Unidas (CRHAPS y Comisión de Medio  Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales) cuatro iniciativas de Ley General de Aguas, promovidas  por: la coordinación de Agua para Todxs, Agua para la Vida; grupo parlamentario Partido del Trabajo;  Coordinación Temática de Medio Ambiente del grupo parlamentario Morena; y la misma CRHAPS.

Todas  las anteriores, en el apuntalamiento del amplio consenso social de acatar el mandato constitucional que involucra la creación de una LGA, correspondiente a los artículos propios de la Constitución y a los derechos económicos, sociales y culturales reconocidos en  acuerdos internacionales, para sentar las bases y dejar atrás la profunda crisis del sector del agua.

No obstante, advierte, la propuesta de dictamen presentada el pasado miércoles  25 de noviembre incumple el mandato constitucional, “dado que el artículo transitorio del que emana su creación exige no limitar su alcance a regular únicamente el derecho humano al agua y saneamiento, pues claramente se refiere a crear una LGA…”

“Dicha propuesta de dictamen no representa ningún avance como se aseveró en la conferencia de su  presentación. La coexistencia de una LAN y la de una LGA, generaría problemas de aplicación de la ley, específicamente de  eficacia y operatividad, entre otros aspectos por sus bases antagónicas en relación con los modelos de gestión del agua que  suponen, además, se daría continuidad a la eminente dispersión normativa que ha impedido el control efectivo del agua  por el gobierno mexicano y que justo se busca superar a través de una LGA como instrumento único que interprete y regule  de forma sistémica las disposiciones contenidas en el párrafo sexto del artículo 4 constitucional: el derecho al acceso,  disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico y por otro lado el acceso y uso equitativo y  sustentable de los recursos hídricos”. precisa el comunicado urgente.