Autor:

“Hemos decidido continuar, no hay marcha atrás y hemos de seguir en lucha armada hasta que se llegue a un acuerdo que obligue a Marruecos a salir del territorio Saharaui”, señaló Ahmed Mulay Alí, embajador en México de la República Árabe Saharaui Democrática.

En conferencia de prensa, el diplomático explicó que el conflicto entre la República Saharaui y el reino de Marruecos inició el 13 de noviembre pasado porque el Ejército marroquí violó el Acuerdo Militar 1 –firmado en 1991–: irrumpió la franja o muro que separa el territorio de ambas naciones y atacó a civiles saharauis desarmados que se encontraban del otro lado.

A 21 días del conflicto, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, y el Consejo de Seguridad de la misma organización no se han pronunciado al respecto; a pesar de que el presidente de la República Saharaui, Brahim Ghali, envió cartas urgentes a la institución. Sin embargo, no obtuvo respuesta, detalló el embajador.

“La inercia de la comunidad internacional obligó a los saharauis a regresar a la lucha armada. Por esa razón, el gobierno y el Frente Polisario decidieron tomar la segunda lucha armada contra Marruecos”, afirmó Ahmed Alí este día, y subrayó que no esperan nada de la ONU por la actuación que ha tenido hasta el momento.

En este sentido, el embajador señaló que la República Saharaui sólo tenía dos opciones: la primera era permitir que Marruecos ocupara más territorio del que ya tiene; y, la segunda, volver a la lucha armada, aunque “la situación actualmente es impositiva para nuestra lucha debido al contexto mundial”.

También destacó el papel que las mujeres saharauis tienen en el enfrentamiento armado y explicó que muchas de ellas han asistido a escuelas militares. Por lo que pueden participar como enfermeras o integrarse en tareas de seguridad.

Asimismo, opinó que “México tiene experiencia en resolver conflictos internacionales y apoyar a que se resuelvan, creemos que podría tener un papel importante en la resolución del conflicto de la República Árabe Saharaui y el reino de Marruecos”.

Por último, hizo un llamado a los medios de comunicación mexicanos para que difundan lo que está sucediendo entre ambos países y “se conozca la verdad de los hechos. La República no rompió el plan de paz, Marruecos fue el culpable del rompimiento del cese al fuego”.