Autor:

La familia es uno de los elementos clave para prevenir el consumo de alcohol y tabaco en adolescentes, explicó el presidente del Instituto de Análisis de Política Familiar, Juan Antonio López Baljarg. Por ello es necesario transitar a familias funcionales y una forma de hacerlo es a través de la formación de habilidades que provoquen relaciones armónicas.

Durante el webinar “Efectos y consecuencias del consumo del alcohol y tabaco en menores”, el especialista en gobierno y políticas públicas indicó que hay cuatro elementos de la dinámica interna que se deben considerar para que exista una familia funcional: vínculos familiares entre generaciones, provocar la complementariedad entre mujeres y hombres, promover salud afectiva y mental de cada uno de los miembros y regular el uso de nuevas tecnologías.

Si estos aspectos fundamentales no funcionan de forma adecuada puede haber fragmentación de la convivencia, desigualdad, ausencia de alguno de padres, adicciones, depresión y suicidio.

López Baljarg señaló que también se deben considerar cuatro elementos externos: situación económica, condiciones laborales, servicios de salud y educación pública. Si no se gestionan de forma adecuada pueden provocar el aumento de pobreza, fragmentación de vida laboral y familiar, vulnerabilidad ante las enfermedades y rezago educativo.

Asimismo, dijo que para fortalecer la unidad y liderazgo familiar se debe procurar que exista comunicación asertiva entre padres y madres; definir expectativas, prioridades y visión mutua de la educación; establecer reglas familiares y criterios ante las diferentes situaciones; monitorear y supervisar las diferentes formas de prevenir el consumo y mantener una disciplina consistente en la resolución de problemas y toma de decisiones.

Por último, Juan Antonio destacó la importancia de generar redes de apoyo familiar, es decir personas en quienes los jóvenes puedan confiar y puedan generar un rol de influencia sobre ellos, que puedan modificar sus creencias o actitudes, que contribuyan a fortalecer su identidad y que sean su apoyo en situaciones de crisis. Lo que va a provocar que haya una detección oportuna del consumo de alcohol y tabaco, si es que se llega a presentar.

Te puede interesar: Consumo de drogas ilícitas en jóvenes mexicanos creció desde 2012