Autor:

Desde 2012 hubo un incremento en el consumo de drogas ilícitas en jóvenes, frente al consumo de alcohol y tabaco, revelan datos del Sistema de Información Epidemiológica del Consumo de Drogas de Centros de Integración Juvenil (CIJ).

Miriam Carrillo López, directora de Prevención de los CIJ, señaló –durante el webinar “Efectos y consecuencias del consumo del alcohol y tabaco en menores”– que entre 2013 y 2018 el consumo de marihuana en jóvenes superó al tabaco y alcohol.

Estos datos forman parte del seguimiento epidemiológico que realizan los investigadores que trabajan con los pacientes que llegan a los centros cada año.

La también académica de la Universidad Nacional Autónoma de México explicó que las personas que acuden a los Centros de Integración Juvenil en promedio tienen de 24 a 25 años y llevan ocho años consumiendo varias drogas, es decir, son policonsumidores. Además, mencionó que varios de los jóvenes solicitan ayuda porque presentan complicaciones en su salud a causa de las sustancias.

Los datos estadísticos revelaron que los hombres inician el consumo de tabaco y alcohol a los 15 años, y de drogas ilícitas a los 16 años; mientras que las mujeres empezaron a consumir tabaco y alcohol a los 15 años, y drogas ilícitas a los 18 años.

Las drogas de mayor consumo en los pacientes son: alcohol, 89 por ciento; cannabis, 84.8 por ciento; tabaco, 84.8 por ciento; cocaína/crack, 48.5 por ciento; estimulantes, 47.9 por ciento (principalmente metanfetaminas, 43.8 por ciento y éxtasis, 7.5 por ciento); inhalables, 21.1 por ciento; depresores, 16.9 por ciento; drogas alucinógenas y disociativas, 14.8 por ciento; y opiáceos, 4.2 por ciento (principalmente heroína).

Asimismo, Miriam Carrillo comentó que las sustancias más utilizadas un mes previo al inicio del tratamiento fueron: tabaco, 60.9 por ciento; alcohol, 55.8 por ciento; cannabis, 44.9 por ciento; metanfetaminas, 25.4 por ciento; cocaína/crack, 15.2 por ciento; benzodiacepinas, 5.7 por ciento; e inhalables, 5.6 por ciento.

La especialista en didáctica y tecnologías aplicadas en la educación y la salud subrayó que se realizó el Programa de Prevención para el Desarrollo de Competencias Socioemocionales con Jóvenes, como parte de las 18 investigaciones que se realizan anualmente, cuyo objetivo fue evaluar “el desarrollo de competencias socioemocionales como factores protectores contra el consumo de drogas en jóvenes de 11 a 15 años”.

El programa concluyó este año, y la muestra fue de 1 mil 800 estudiantes de 11 secundarias localizadas en zonas de alto riesgo de la Ciudad de México y del Estado de México. A través de este se determinó que la edad promedio en la que los adolescentes iniciaron a consumir alcohol y tabaco fue de 10 años.

La directora de los CIJ destacó que el consumo de ambas sustancias aumenta conforme cambian de grado escolar y se observó que para el último año de secundaria el 25 por ciento de los estudiantes que participaron en el Programa ya consumía tabaco. En el caso del alcohol, su ingesta se elevó a 45.4 por ciento.

Por último, Miriam Carrillo destacó la importancia de la protección familiar. “Es importante que se hable con los hijos de las drogas, que no sea un tabú. Es importante que aprendan a identificar señales de alarma. Hablar de prevención no sólo es hablar de drogas, es que generen pensamiento crítico y cuestionen lo que les están ofreciendo”, dijo.

Existen 120 Centros de Integración Juvenil en todo el país, y para comunicarse sólo tienen que llamar al 5552121212 y el horario de atención es de 08:30 a 22:00 horas.