Autor:

Filtración del examen, fallas en la logística en las sedes y errores en la formulación de las preguntas son algunas de las irregularidades que denunciaron médicos que presentaron el Examen Nacional para Aspirantes a Residencias Médicas 2020 (ENARM).

El Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa señaló en un comunicado que ha recibido denuncias de algunos participantes en el ENARM 2020 –entre el 7 y el 12 de noviembre en las sedes de la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Villahermosa–, por “presuntos actos de corrupción en su aplicación con indicios de que nuevamente se filtró y se realizó su venta, con graves errores en la formulación en las preguntas, reducción de sedes con mayores aspirantes”.

Por ello, señaló como preocupante que “en el diseño de los reactivos del ENARM y el diseño del mecanismo de aplicación del examen haya estado en manos de las Fuerzas Armadas, por lo que se acentúa el control militar en materia de salud pública”.

Y denunció que la reducción de sedes donde se aplicó el ENARM 2020 con un mayor número de aspirantes “provocó retrasos en el inicio del examen, iniciando a las 10:00 horas y que concluyeran media hora de antes de la hora límite. Se señala que por ejemplo se cancelaron las sedes de Tuxtla Gutiérrez, Puebla y Cuernavaca, y esta vez se decidió que la sede fuera Villahermosa (en lugar de Tuxtla Gutiérrez) en plena pandemia y con inundaciones en esa ciudad”.

También reportó que algunas de las quejas de los aspirantes fueron que los reactivos tuvieron errores de redacción y sin sentido: algunos reactivos estaban redactados la mitad en español y la mitad en inglés, haciendo preguntas sin sentido o sin imágenes. “También manifestaron inconformidad por el formato del examen, que consistió en revisar las preguntas desde una laptop y realizar las respuestas en una hoja óptica, lo que significó en mayor pérdida de tiempo en un examen que es sumamente complejo y con el tiempo es un factor determinante en su resolución y conclusión”.

Para la organización, “lo más grave es la denuncia de que se filtraron los exámenes y respuestas del ENARM y, por tanto, hubo actos de venta y de corrupción que nuevamente impacta en la certeza y confiabilidad de los resultados del único mecanismo de acceso a una residencia de especialidad en México”.

El Comité Digna Ochoa recordó que el gobierno de México rechazó que se haya filtrado el examen, “manifestando de que se puso fin a la corrupción y a las prácticas inerciales nocivas”. No obstante, consideró que “hay elementos para presumir que el ENARM en su versión 2020 persiste la corrupción, que se presentaron graves errores e irregularidades, existe evidencia de que se filtraron no sólo preguntas con toma de fotografías de la pantalla, sino el examen completo, y que el sector salud más allá de declaraciones de que la corrupción ya no existe en este gobierno, se debe investigar a fondo, ya que nuevamente el ENARM queda en entredicho como un mecanismo confiable y transparente para que los médicos generales de México y del extranjero puedan acceder a una beca-plaza de residencia de especialidad”.

Te puede interesar: AMLO: aún no tenemos los médicos que necesita México