Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró a Contralínea que no firmará el dictamen, interpuesto por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) – encabezada por Víctor Villalobos–, en el que no se elimina el uso del glifosato de manera paulatina ni se prohíbe el uso de transgénicos en el país.

 

 

Y es que el que desde el 23 de octubre pasado, por tercera ocasión, el titular de la Sader, con anuencia del consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, “subió a la página de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) un proyecto de decreto presidencial sobre glifosato y maíz transgénico que no los prohíbe”, alertaron investigadores, académicos y organizaciones defensoras del medio ambiente.

Durante su conferencia de prensa matutina, el primer mandatario fue contundente: “No se va a firmar, no se va a publicar. La instrucción es que no se utilice ese agroquímico en el gobierno, en actividades del gobierno y que Conacyt [Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología] lleve a cabo una investigación para buscar la manera de sustituirlo, como es indispensable y no hay alternativa en el mundo para que se pueda desechar por completo ese agroquímico, se está limitando, eso es lo que acordamos, en la medida que tengamos opciones se va a ir eliminando por completo”.

Las organizaciones ya habían alertado que “el decreto Scherer-Villalobos atenta contra México, violenta los principios de transformación que desde su gobierno emana, contradice sus dichos, promesas y convicciones de ‘prohibir el maíz transgénico’, de prohibir progresivamente el uso del herbicida glifosato, y transgrede los objetivos de alcanzar la autosuficiencia y soberanía alimentaria de nuestro país”.

López Obrador indicó que en todas las actividades gubernamentales relacionadas con la agricultura “queda prohibido usar ese agroquímico, en Sembrando Vida ese agroquímico no se puede utilizar, no al maíz transgénico”.

Aceptó que en su gobierno hay quienes optan por el uso de estos agroquímicos, “como es un gobierno plural y no es una dictadura, es democracia, hay distintos puntos de vista, hay discrepancias, hay debate, pero esto ya se acordó. Sin embargo, quienes hicieron el proyecto, a lo mejor no tomaron en cuenta la definición que se tiene de este asunto”.

 

Leave a Reply