Autor:

El del general Salvador Cienfuegos Zepeda es un caso sin precedentes en la relación bilateral entre México y Estados Unidos por muchas cosas, pero en especial por la decisión que tomó ayer el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, calificó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Y es que, dijo, el fiscal estadunidense determinó que –en acato a los acuerdos de cooperación entre México y Estados Unidos– se desestimen los cargos penales por presunto narcotráfico en contra del general y, por tanto, ponerlo en libertad. Algo que nunca había pasado.

Con ello, el secretario Ebrard aseguró que el fiscal general reconoció que el proceso penal en México va a ser equivalente al de la Fiscalía General de Estados Unidos, reconociendo que las instituciones son tan sólidas como las del vecino país.

En la conferencia presidencial, agregó que no se tiene la intención de dar carpetazo a este caso, y que la prueba de ello es que se solicitaron todas las pruebas en contra del exsecretario de la Defensa Nacional, mismas que ya tiene en su poder la Fiscalía General de la República.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que será una autoridad competente y recta, en referencia la Fiscalía General de la República, si hay o no elementos para juzgar al general Cienfuegos con apego a la verdad. No hay acuerdos en lo oscurito como antes, dijo.

“Asumamos que son otros tiempos y esperemos. Hay tiempo para que se dé a conocer la información de este caso”, señaló el presidente. Y agregó que hay que tener confianza en las instituciones mexicanas. Asimismo, indicó que hay una relación de respeto entre México y Estados Unidos.

 

Leave a Reply