Autor:

“Madre tierra, cuánta injusticia, cobija

mi espíritu con la sombra de la selva”

A 14 años de ocurrida la masacre de Viejo Velasco, Chiapas, sigue la impunidad. Por ello, organizaciones de la sociedad civil, sobrevivientes y familiares de los seis indígenas asesinados y dos adultos mayores desaparecidos, exigieron al Estado mexicano que el crimen –cometido por un grupo civil armado en compañía de funcionarios estatales– sea castigado.

Familiares de las víctimas rememoraron “el sonido de la agresión” cometida por “40 personas provenientes de los poblados Nueva Palestina, Frontera Corozal y Lacanjá Chansayab, en complicidad con 300 elementos policiacos de la entonces Policía Sectorial de Chiapas, fiscales del Ministerio Público, peritos, el comandante regional Zona Selva de la ex Agencia Estatal de Investigación, con siete elementos a su mando, y un representante de la Secretaría de Desarrollo Social”. Aún recuerdan a sus compañeros choles “refugiándose en las montañas para salvar sus vidas”.

Defender la vida de su tierra y territorio fue el “único delito” para que ejecutaran extrajudicialmente a Mariana Núñez González [embarazada asesinada en su casa], a Filemón Benítez Pérez, Antonio Mayor Benítez Pérez, Vicente Pérez Díaz, Miguel Moreno Montejo, Pedro Núñez Pérez y María Núñez González.

La defensa del sustento familiar y controlar sus bienes naturales –pertenecientes a 45 comunidades indígenas– fue el motivo para que el grupo con características “paramilitares” desaparecieran a Antonio Peñate López y Mariano Pérez Guzmán, ambos adultos de la tercera edad; también fue el pretexto para que Petrona Núñez González, hermana de Mariana Núñez, fuera secuestrada y torturada por el grupo armado; el ataque también provocó el desplazamiento forzado de 36 familias, recordaron los firmantes.

Y aunque el Estado mexicano “se empeña” en responsabilizar a miembros de la organización social CDLI-XINICH de haber asesinado “a sus propios compañeros” –a quienes les emitieron órdenes de aprehensión irregulares–, el documento señala un avance en el caso: el pasado 25 de septiembre de 2020, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos admitió la Petición 1594-10 del Caso Pedro Núñez Pérez y Otros, México, en donde advirtieron al organismo internacional de los crímenes enunciados.

Desde la comunidad de San Martín Chamizal, los demandantes de justicia expresaron que no dejarán que la masacre quede impune, porque “nuestro corazón se fortalece, nuestra tristeza se transforma en indignación, lucha y resistencia por la verdad”. “La sangre derramada en Viejo Velasco no se quedará en el olvido”.

 

Leave a Reply