Autor:

Yo simplemente quiero justicia. En nombre de mi hija pido que se haga justicia. Tal vez no va a volver, pero sí va a volver la seguridad a muchos jóvenes y niños, ni una más, no quiero que vuelva a pasar esto. […] Yo sí le pido a todas las autoridades, a la autoridad de mi municipio, a los de la Fiscalía, la Guardia Nacional, para que hagan todo lo posible y se haga justicia, que no quede impune esta muerte. Para mí, como madre, es muy doloroso. Si he tenido el valor de presentarme aquí es porque quiero que se haga justicia. Les suplico por favor que encuentren al culpable”, expresó Mayra García Cruz, madre de Alma Itzel Romero García, víctima de feminicidio.

Alma Itzel, joven mixteca de 21 años de edad, fue vista por última vez el 2 de noviembre en Santa Cruz Itundujia, Oaxaca, y su cuerpo fue encontrado sin vida, con señales de violencia física y sexual, el pasado 7 de noviembre en el Río Grande del paraje El Pescadillo.

En conferencia de prensa organizada por el Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), Mayra García señaló como presuntos responsables a Nicanor Ramírez Peña, Arturo Ramírez Peña y Javier Sánchez Ramírez, quienes son primos.

“Mi hija me solicitó permiso para ir a la comunidad de La Victoria con un amigo de nombre Javier. Él la invitó a pasar el Día de Muertos, como todos saben se celebra en muchas comunidades. El día 2, como a las 3 de la tarde, el joven Javier mandó a uno de sus primos, llamado Arturo, para recoger a mi hija en la comunidad de Morelos y trasladarla a la comunidad de Victoria; como a las 6 de la tarde me mandó mensaje, que no saldría ese día, que llegaría al día siguiente en la mañana”, narró.

El 3 de noviembre la joven no se comunicó con su mamá, a pesar de que Mayra le mandó mensajes y la llamó por WhatsApp, pero no obtuvo respuesta. Por ello, salió a buscarla el 4 de noviembre a casa de Javier. Cuando lo vio, éste le dijo que Nicanor había llevado a Alma a su casa en la mañana.

Por lo cual, fueron a casa de Nicanor, pero no se encontraba. “El joven Javier tomó una moto y fue a buscarlo, lo encontró y lo trajo de vuelta a su casa”, señaló la madre. Nicanor dijo que sí llevó a Alma de regreso y que en el camino, antes de llegar al Río, se bajó en la barranca El Mamey para ir al baño. Sin embargo, cuando regresó la joven ya no estaba y alguien le había quitado la bujía de la moto.

Posteriormente, Mayra acudió con las autoridades del municipio La Victoria, acompañada de ambos jóvenes, pero no levantaron la denuncia. Por ello regresó a Santa Cruz, y realizó la denuncia. Para el 4 de noviembre, la Fiscalía Estatal de Oaxaca, junto con la Guardia Nacional empezaron la búsqueda.

Mientras la madre de Alma regresaba al lugar en el que vive, Nicanor se fugó y en este momento lo están buscando las autoridades estatales; mientras que Javier y Arturo ya fueron detenidos.

La Cedhapi exigió que se investigue el feminicidio para que se haga justicia. También demandó que las autoridades realicen todas las diligencias para que se avance en la investigación de los demás casos que existen de violencia de género y desapariciones forzadas que han ocurrido en la región mixteca.

Te puede interesar: Mujeres de Cherán: protagonistas en la defensa de la vida y el territorio