Autor:

Los sueldos y prestaciones excesivas de más de 150 embajadores y cónsules que conforman el Servicio Exterior Mexicano –quienes ganan mucho más que el presidente de la República: hasta 330 mil pesos mensuales– sí se van a revisar, se comprometió esta mañana Andrés Manuel López Obrador. A la pregunta de Contralínea de si esta contradicción entre el plan de austeridad y los dispendios de la diplomacia se va a revisar, dijo que sí, pero más adelante.

El primer mandatario agregó: “inclusive, no descarto el que vuelva a enviar [al Congreso] una iniciativa de reforma a la Constitución, porque muchos servidores públicos, sobre todo del Poder Judicial, se ampararon, se les concedió el amparo y están ganando más. Entonces quiero que quede completamente claro que se respete la Constitución y que nadie pueda ganar más que el presidente de la República. Que haya excepciones pero muy bien definidas y que no se preste a interpretaciones para que se concedan estos amparos. Porque ahora el que acudió al amparo y se lo dieron gana más que quien no acudió al amparo aunque esté desarrollando la misma función, y es lo mismo en el caso de la diplomacia”.

No obstante, López Obrador aclaró: “no vamos por ahora a llevar a cabo ningún ajuste, pero más adelante [sí], porque tiene que haber austeridad republicana. No puede haber gobierno rico con pueblo pobre y el servidor público tiene que aprender a vivir en la justa medianía, como lo planteaba el presidente Juárez. Y en efecto, hay todavía sectores del gobierno en donde los sueldos están muy elevados”.

En su conferencia en Palacio Nacional, el presidente dijo que “siempre se debate de que el sector privado se gana más, lo cual no es cierto, no es del todo cierto: puede ser que en las cúpulas del sector privado, ahí se gane más, pero profesionales del sector privado no ganan más que los funcionarios de alto nivel en el gobierno, o sea, no ganan más que nosotros. Y, además, son funciones distintas. Esto es servicio público: el que quiera hacer dinero, pues que lo haga en el sector privado haciendo negocios; además, es totalmente legítimo, pero por eso somos servidores públicos, Morelos decía ‘siervos de la nación’”.

Y agregó que para ser servidor público se requiere convicción, aportar a los demás y servir, por lo cual consideró que se trata de un apostolado. “Puede ser que no se gane tanto, pero el servicio público produce una satisfacción: el ayudar a los demás, que no se compara con nada, porque el ayudar a los demás, el amor al prójimo, pues es la esencia del humanismo, es la realización plena del ser humano, es lo que le da sentido a la vida. Sólo lo barato se compra con el dinero, o sea, lo material no es lo fundamental, lo material sirve para tener lo básico; pero los excesos, lo superfluo, eso no es importante. Claro, somos libres, pero cada quien tiene su manera de pensar. Hay quienes piensan que tener un palacio, una residencia particular, una casa de gran lujo, pues es lo que le da sentido a su existencia; tener yates o tener ferraris; pero hay quienes no consideran eso importante, tienen otros valores”.

López Obrador añadió que no todas las personas ricas son malvadas, ni toda la riqueza es mal habida. E indicó que, en general, “los corruptos son los más extravagantes, los más fantoches. Como no les costó obtener el dinero, lo derrochan, entonces ahí andan de ridículos. Pero son cosas que se tienen que plantear”.

También te puede interesar: Embajadores ganan más que el presidente: hasta 330 mil pesos al mes