Autor:

La llamada austeridad republicana amenaza de muerte a las Escuelas Normales Rurales. En el ejercicio 2021 a éstas sólo se les asignará un presupuesto de 20 millones de pesos, lo que podría provocar su desaparición, advirtió la doctora María de la Luz Arriaga Lemus, coordinadora del Centro de Análisis de Coyuntura Económica, Política y Social de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La investigadora resaltó el drsama que vivirán estas escuelas, pues en este 2020 su presupuesto ascendió a 461 millones de pesos, por lo cual el recorte sumaría 440 millones.

Al respecto, el doctor Imanol Ordorika, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, explicó que esto forma parte del “recrudecimiento de crisis financieras en universidades públicas y privadas” provocada por la pandemia de la Covid-19.

Durante el foro “Neoliberalismo, pandemia y austeridad en la educación superior”, el especialista en educación señaló que esto se agrega a la continuidad de políticas que dejan a la ciencia y la educación como espacios de privilegios y lujos.

Criticó que hay un “golpeteo fuerte” de la administración de Andrés Manuel López Obrador y esto se observa en la reducción de presupuesto. Lo que “ha puesto en juego la existencia de instituciones de educación pública”. Y agregó: “se dice que estamos en proceso de transición y no se asignan recursos para la misma, se generan universidades para pobres”.

Para el doctor Ordorika, aunque la cuarta transformación propuso elevar a rango constitucional la obligatoriedad y gratuidad de la educación superior, el presidente asumió un discurso contra la universidad pública desde que ganó la elección.

Al respecto la doctora María de la Luz Arriaga Lemus subrayó que la reducción e insuficiencia de recursos presupuestales vulnera la autonomía de las instituciones de educación superior y destacó que si a las universidades públicas no se les asignan más recursos, difícilmente van a poder ampliar la matrícula estudiantil y satisfacer la demanda.

Además, mencionó que uno de los compromisos del gobierno actual era avanzar en la transformación democrática de la educación; sin embargo, eso no está sucediendo a nivel básico, medio superior, ni superior.

El investigador Ordorika señaló que las universidades públicas se enfrentan a diferentes retos, como repolitizar la educación en estas instituciones, es decir, que en los espacios de generación de conocimientos tienen que estar presentes los temas que le importan a la sociedad, sin abandonar la investigación básica.

El segundo reto es la importancia de proteger la autonomía e hizo hincapié en que los académicos no defienden la “autonomía conservadora que protege a grupos internos de poder que actúan en contubernio con el gobierno”.

Otro desafío, indicó, es la democratización de las instituciones, que busca “darle a la comunidad académica equivalencia sectorial” para elegir a las autoridades que los representan. Asimismo, consideró necesario hacer efectiva la gratuidad y “para eso hay que pelear los recursos necesarios”.