Autor:

Casi una centena de organizaciones defensoras del medio ambiente y otro ciento más de investigadores, científicos y exfuncionarios de esta administración alertaeon al presidente Andrés Manuel López Obrador que al interior de la 4T se gesta un decreto que va en contra de las disposiciones presidenciales. La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y la Consejería Jurídica de Presidencia pretenden imponer el uso del glifosato y transgénicos en el país.

A través de una carta titulada “¡No al decreto Sherer-Villalobos!”, los firmantes dijeron que desde el 23 de octubre del presente, por tercera ocasión, “el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos, con anuencia del consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, subió a la página de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) un proyecto de decreto presidencial sobre glifosato y maíz transgénico que no los prohíbe”.

Las organizaciones indicaron que “el decreto Scherer-Villalobos atenta contra México, violenta los principios de transformación que desde su gobierno emana, contradice sus dichos, promesas y convicciones de ‘prohibir el maíz transgénico’, de prohibir progresivamente el uso del herbicida glifosato, y transgrede los objetivos de alcanzar la autosuficiencia y soberanía alimentaria de nuestro país”.

Los firmantes exhortaron al primer mandatario a que “el decreto Scherer-Villalobos sea retirado de la Conamer y se ‘reelabore’ la propuesta acorde con sus promesas y los acuerdos políticos que indicó se habían alcanzado con las otras Secretarías y organismos reguladores involucrados”.

“Señor presidente, usted pidió confianza y que estaría pendiente del desempeño del titular de la Sader respecto a su posición a favor de los transgénicos. Es por ello que le hacemos un llamado urgente para que le pida explicaciones a su secretario de Agricultura y al consejero jurídico de la Presidencia que buscan sorprender y traicionar su confianza impidiendo que cumpla su palabra en el sentido de que en su gobierno no habrá maíz transgénico y que de manera progresiva se prohibirá el uso de glifosato hasta su eliminación total en 2024. Es indispensable aplicar el principio precautorio ante los riesgos del glifosato y el maíz transgénico, y atender la evidencia científica compilada por las autoridades de Conacyt y Cibiogem”.

Entre los firmantes se encuentran: la Campaña Nacional Sin Maíz no hay País, Agricultura del Bien Comun AC, Agrónomos Democráticos, la Alianza de Mujeres por la Agroecología (AMA-AWA-México), la Alianza Maya por las Abejas de la Península de Yucatán Kabnaalo’on y la Asamblea de los Pueblos Indígenas por la Soberanía Alimentaria.

El 22 de agosto pasado, Contralínea documentó que un estudio ordenado por el presidente al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), encabezado por la científica María Elena Álvarez-Buylla Roces, revela que el glifosato ha dejado en México una estela contaminante, dispersa en cultivos y aguas. “Los resultados son desalentadores: hay presencia de este herbicida carcinógeno en tortillas, harinas, leche materna, sangre y orina, pero también en Áreas Naturales Protegidas”.