Autor:

Proud Boys, stand back, stand by”. Así es como Donald Trump puso fin al aterrador primer debate televisado contra Joe Biden.

Milicia de ultraderecha nacida en 2016, los Proud Boys han traducido muy claramente la cojeante gramática del presidente: estar detrás de mí, estar conmigo e inmediatamente agregaron la frase a su logotipo, ya que los Estados Unidos “democráticos” se indignaron por lo que todos leyeron como un llamado a las armas.

De esto se trató, literalmente: una convocatoria que llegó unas semanas antes de la jornada electoral, pero cuyas raíces son mucho más antiguas. Detrás del persistente y prolongado acercamiento y alianza entre el presidente de Estados Unidos y el colorido neofascismo estadunidense hay un proyecto bastante preciso, desarrollado –en la medida de lo posible– a lo largo de los años y a través de diversas instituciones: emplear milicias supremacistas blancas para llegar allí donde los votantes por sí solos pueden no ser suficientes: el objetivo es quedarse en la Casa Blanca.

En un primero instante parece el delirio de un teórico de la conspiración impenitente, uno de esos que considera que el Pentágono nunca ha sido golpeado por un avión, el coronavirus es un arma química fabricada por el ejército de Pekín y Joe Biden es el líder de una conspiración mundial de pedófilos (y esto realmente existe, se llama QAnon, se ha propagado durante tres años en todas las redes sociales convenciendo a millones de personas y ha sido cerrado recientemente por varios y censurado en Facebook, Instagram, etcétera).

Diputados y senadores federales, periódicos estadunidenses e internacionales y universidades de prestigio han descrito el fenómeno, han levantado alarmas y han preparado contramedidas en la medida de lo posible. Pero Donald Trump fue directo, las milicias neofascistas blancas no se tocan. Pero no todos estaban de acuerdo, el 8 de octubre el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés) arrestó a 13 personas acusadas de intentar secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer. Entre los arrestados, seis eran miembros de una milicia blanca, los Wolverine Watchmen, un nombre que parece una caricatura, pero que en la realidad tienen una disponibilidad bastante alarmante de armas y explosivos, más un plan detallado, grabado palabra por palabra por un informante, para hacer estallar un puente como diversión para engañar a la policía y  mientras tanto, aturdir a la gobernadora con una pistola Taser, secuestrarla y encerrarla en un sótano con una entrada oculta por una alfombra, juzgarla por supuesta traición y posiblemente ejecutarla, mientras que un segundo comando militar supuestamente irrumpiera en el parlamento de Michigan y comenzara un conflicto civil: un estado de emergencia que sería manejado por el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, nada menos que Donald Trump. Si ese plan inclinado no se pudo concretizar, la culpa fue del demócrata Whitmer, por su decreto sobre el cierre parcial decidido durante la pandemia.

El giro electoral armado ya no es una hipótesis de conspiración remota, es la representación de la violencia política que se vive en Estados Unidos hoy día, a menos de 2 semanas desde la votación.

La milicia es una institución estadunidense peculiar que se remonta a George Washington y las Trece Colonias, cuando los Estados federales recién formados necesitaban una fuerza armada para movilizarse en el lugar, de ahí el derecho a portar armas. Más de 2 siglos después, todavía hay quienes se niegan a deponer las armas disputadas contra Jorge III y “contra todos los enemigos internos y externos”, como todavía dice el juramento de las fuerzas armadas y la policía.

Pero los milicianos han cambiado y mucho. El Southern Poverty Law Center, una destacada organización de derechos civiles, ha registrado 267 milicias en todo el país. Varían desde grupos nacionales a estatales hasta microgrupos que realizan “simulacros de supervivencia” en las montañas, almacenando sus armas junto con alambiques para destilar el libre de impuestos llamado alcohol ilegal. Son fanáticos del supremacismo blanco, fanáticos protestantes cristianos, fanáticos que aman las armas y los uniformes (se distinguen de los militares reales porque la mayoría de ellos lucen enormes barrigas), no todos explícitamente fascistas, incluso si todos encarnan sus características totalitarias y violentas. Y son antigubernamentales por definición, odiando cualquier poder federal con una excepción sólida: Donald Trump, que los ha estado mimando durante años. Incluso la internacional fascista: el año pasado fue la visita a la Casa Blanca de los jefes de Afriforum, los agrarios blancos de Sudáfrica que denunciaron “el genocidio de los afrikaneers”, con 74 asesinatos en 1 año (en Sudáfrica hay unos 19 mil asesinatos al año ). “Boer Lives Matter” es su lema.

La milicia blanca es una lumpen-ultraderecha que anda junto con la ultraderecha económica de los bancos y cadenas de televisión y la familia de padres-madres-hijos anglosajones (pero también  de gusanos cubanos anti-castristas) y protestantes blancos, que veneran a Dios, la patria y el ama de casa, no la madre: el ama de casa. ¿Bloque social? Por supuesto que sí. Pero también una tropa de asalto contra Antifa (pronunciación estadounidense Antìfa), el movimiento antifascista que no es un grupo organizado, con una estructura política o militar, sino una idea.

En 1981, el Partido Republicano de Nueva Jersey se enfrentó a una elección enviando policías armados fuera de servicio con una banda naranja en el brazo a los colegios electorales, quienes afirmaron verificar la identidad y credenciales de los votantes. Enviaron a la fuga a muchos afroamericanos y latinos, y los republicanos ganaron por unos pocos miles de votos sobre millones. Las demandas fueron cerradas por un decreto judicial que prohíbe a los “representantes de listas” armados. Decreto que expiró en 2018. Las próximas elecciones presidenciales serán las primeras en las que se podrá blandir un fusil de asalto entre los votantes (demandarlo y quizás ganes después de la votación).

Los Proud Boys convocados por Trump están dispuestos a hacer precisamente eso, “observar atentamente los asientos” –palabras del presidente– “para evitar el fraude”, el fraude fantasma del que Donald Trump ha estado balbuceando durante tres años sin una sola prueba. Una respuesta eficaz a los Proud Boys la dieron los varones homosexuales estadunidenses, que tachonaron el hashtag #ProudBoys con fotos de parejas homosexuales que se dan tiernos besos, en cantidades tan enormes que recuperaron el nombre en Twitter. Pero ese no es siempre el caso. Los milicianos , se estima, son unos 60 mil, “controlar” los asientos es sólo una parte de su tarea. Elevar la tensión es otra.

Los Wolverine Watchmen arrestados en Michigan eran parte de los Boogaloo Boys, una red informal de supremacistas blancos que vestían camisas hawaianas, uniformes de combate y, como la mayoría, rifles de asalto AR-15, una copia semiautomática (pero fácilmente editable) de la M16 del ejército estadunidense: la multinacional de las armas Colt y sus concesionarios venden 2.3 millones de piezas al año, es el arma elegida por los milicianos, fue el arma con la que Kyle Rittenhouse, de 17 años, mató a dos manifestantes el pasado mes de agosto en Kenosha. ¿Otras grandes redes? Los Oath Keepers son policías retirados o en servicio activo, nacidos después de la elección de Obama, herederos directos de quienes patrullaban los colegios electorales de Nueva Jersey en 1981. Los 3 por ciento llevan el nombre del dudoso número de estadunidenses que tomaron las armas contra la Corona inglesa. Los Sheriffs Costitutional son agentes activos que consideran los poderes federales como subordinados a esas premisas. Hay cientos de abreviaturas estatales o locales, vinculadas entre sí de diversas formas.

La Universidad de Georgetown ha puesto en marcha un número gratuito nacional para denunciar los armados a los colegios electorales: es 866-687-8683 (en el teclado corresponde a 866-OUR-VOTE, nuestro voto). Las instrucciones son filmarlos, identificar qué armas tienen y si hablan con los votantes. El solo hecho de que exista ese número gratuito debería preocupar a todos.

Movilizar a las milicias va de la mano de la otra parte del “proyecto” trumpista: el fraude electoral. Durante meses, Trump ha estado disparando ráfagas de tuits contra el presunto fraude en el voto postal y declaró, sin pruebas, como siempre, que en 2016 “de 3 a 5 millones votaron ilegalmente”. Esta vez, el asalto a los votantes pasó por la demolición de la ley de derecho al voto firmada en 1965 por Lyndon Johnson para derrotar la segregación racial. Apelación tras apelación, los republicanos lograron restaurar el poder de los estados individuales sobre las leyes electorales, y se volvieron locos. El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, ha ordenado el cierre de todos los centros de recolección de votos por correo excepto uno para cada condado. Hay más de 4 millones de votantes en el condado de Hill: sólo tienen un lugar para depositar el sobre con su voto. Ancianos, personas discapacitadas, todas las personas con razones para tener miedo por el virus Covid-19 tendrán infinitos problemas para votar.

La intención de Trump y sus seguidores es denunciar como falsos los resultados electorales en su contra y arrastrarlos de un tribunal a otro hasta el Tribunal Supremo, amigo del que él mismo ha designado dos jueces de nueve y está esperando el tercero. A costa de encender un conflicto civil, manejable con mucha ley y orden y con las milicias blancas. Sólo una derrota por avalancha podría convencer a los líderes de los republicanos de que lo abandonaran a él y al juego. Trump no lo hará. Se ha estado preparando durante años.

Alessandro Pagani*

*Historiador y escritor; doctorante en Teoría Crítica en el Instituto de Estudios Críticos de México; autor del libro Desde la estrategia de la tensión a la operación cóndor

Te puede interesar: Estados Unidos, la peor amenaza de México: Fuerzas Armadas