Autor:

Ante la suspensión definitiva que dictó la Suprema Corte de Justicia de la Nación al decreto federal que modifica la normatividad de las plantas privadas de generación de energía renovable que se conectan al Sistema Eléctrico Nacional, conocido como “decreto Nahle” porque lo firmó la secretaria de Energía Rocío Nahle, el presidente Andrés Manuel López Obrador amagó con impulsar una reforma energética para recuperar el control del Estado sobre esta área estratégica.

“Vamos a ver si no hay otra instancia, para defender el interés público y si es necesario propondría una reforma constitucional para que prevalezca el dominio de la nación sobre los recursos naturales y para que el interés del pueblo esté por encima de intereses o de grupos, por legítimos que sean”, dijo en su conferencia matutina.

El primer mandatario explicó que se está realizando una revisión de esos ordenamientos legales porque “se abusó mucho”, ya se buscaba dejar el mercado de los energéticos al sector privado, lo que “implicaba menguar, socavar, destruir, acabar con [Petróleos Mexicanos] y con la [Comisión Federal de Electricidad]”.

Además, destacó que el gobierno no es un comité “al servicio de grupos privados, particulares, de corporaciones, de bancos, el gobierno está al servicio del pueblo, de todos los mexicanos”.

Asimismo, criticó a la trasnacional española Iberdrola por querer seguir medrando a México, y le recordó que ya no es como los gobiernos del pasado que la beneficiaron y después quienes debían regularla acabaron trabajando para ella, como fueron los casos del expresidente Felipe Calderón y Georgina Kessel, exsecretaria de Energía.

Te puede interesar: CFE-Iberdrola: conversaciones telefónicas revelan presuntas irregularidades en contratos