Autor:

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al director general de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, por la negligencia en que incurrió personal médico de la Unidad de Medicina Familiar número 25 (UMF-25) de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, que ocasionó la muerte de una niña de cuatro años de edad.

De acuerdo con el comunicado, el pasado 20 de abril la menor fue ingresada a la UMF-25 por presentar temperatura, vómito y diarrea; en un principio, el diagnóstico del personal médico fue dengue, pero posteriormente se calificó como una “simple infección de temporada”. A la niña se le suministraron medicamentos y fue dada de alta; sin embargo, dos días después ingresó nuevamente a la unidad del IMSS, ya que sus molestias persistían. Mientras esperaba ser atendida por los médicos, sufrió convulsiones y falleció.

De acuerdo con la CNDH, el personal de la UMF-25 incurrió en negligencia médica, ya que no realizó una valoración médica completa y no canalizó a la víctima al servicio de urgencias del mismo hospital o de algún otro, así como tampoco ordenó la realización urgente de estudios de laboratorio para confirmar el dengue y administrarle un tratamiento oportuno.

De acuerdo con el análisis de evidencias, se acreditó que “la inadecuada atención médica proporcionada a la niña trajo como consecuencia el deterioro de su salud y su posterior fallecimiento, toda vez que las personas servidoras públicas incumplieron con su deber de otorgarle atención médica oportuna”.

Por esta violación a los derechos humanos a la protección de la salud, a la vida, al acceso a la información en materia de salud, así como al interés superior de la niñez, la CNDH solicitó al IMSS reparar el daño ocasionado a los familiares de la menor fallecida, “incluyendo una compensación justa y suficiente”, su inscripción en el Registro Nacional de Víctimas, así como brindarles atención psicológica y tanatología.

La CNDH también solicitó colaborar en el seguimiento de la queja y denuncia que por lo ocurrido se presente ante el Órgano Interno de Control en el IMSS y la Fiscalía General de la República, respectivamente, además de impartir un curso de capacitación al personal de la UMF-25 que considere los principios relacionados con la protección de la salud; y emitir una circular para garantizar que los expedientes clínicos de los pacientes sean integrados debidamente.

 

Leave a Reply