Autor:

Una de las principales preocupaciones respecto a la eliminación de los fidecomisos dedicados a programas de educación, cultura, ciencia, deporte y tecnología es que los recursos desaparezcan; sin embargo, no se pondrá en riesgo ni un solo peso de esos programas, sólo se hará más eficiente su operación, aseguró Arturo Herrera Gutiérrez, secretario de Hacienda y Crédito Público, en un video mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Criticó que los fideicomisos no son adecuados porque no son transparentes y no hay rendición de cuentas: los recursos son reportados como gastados cuando se aportan al fideicomiso y no cuando de verdad se ejecutan; esconden ineficiencias de la institución cuando no son gastados, y son una forma ineficiente de operar el gasto, porque a veces los recursos se estacionan.

El doctor Herrera también explicó que los fideicomisos son un vehículo financiero con propósitos específicos, que tienen personalidad jurídica y patrimonio propio, y que fueron creados con el fin de que los recursos asignados por el gobierno a las dependencias que no son utilizados sean aportados a dicho vehículo y, desde ahí, se puedan realizar pagos a lo largo del tiempo.

“El presupuesto tiene una validez de un año, es aprobado por la Cámara de Diputados y se aprueba el 15 de noviembre por ley y tiene una validez de entre el primero de enero del año siguiente y el 31 de diciembre. Los recursos que no son utilizados por las dependencias que les fueron asignados se pierden y empieza el siguiente año, una forma de brincarse ese mecanismo es poner los recursos en un fideicomiso”, dijo el secretario de Hacienda.

Ésas fueron algunas de las razones para que la Cámara de Diputados aprobara su eliminación. Y señaló que la utilización o no de un fideicomiso no va a tener impacto en los beneficiarios finale. Y ejemplificó: “el Conacyt manda una orden de pago a través de la Tesofe [Tesorería de la Federación] y ésta hace un depósito directamente en la cuenta bancaria del investigador, y esto opera a través de lo presupuestal; en el caso del Fonca, la Secretaría de Cultura tramita un pago a la Tesofe pero el pago no va a la cuenta final del creador, sino va a un fideicomiso y de ahí se hace el pago a los creadores; y en el caso del deporte es muy similar con la Conade.”

Al respecto, concluyó que el camino más corto y eficiente es por la vía de lo presupuestal: así la Secretaría de Hacienda podrá garantizar que los beneficiarios finales reciban los recursos. En cambio, con los fideicomisos hay pérdida de visibilidad en el momento de que los recursos caen.

Te puede interesar: Fideicomisos escondían irregularidades y corrupción: AMLO