Autor:

Al relatar la historia de Julio César –un paciente de 42 años que estuvo intubado por 3 semanas en el Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZ/MF) número 29 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y que le ganó la batalla a la Covid-19–, la médico urgenciólogo Patricia García Rodríguez  alertó que “en las últimas semanas se han recibido personas todavía más jóvenes [que él, de] entre los 20 a 35 años”.

Agregó que “el caso de Julio César es peculiar, ya que en esta época de pandemia están llegando casos con saturaciones muy bajas, las mantienen durante una semana previa a su ingreso y cuando arriban con nosotros ya están complicados y requerimos iniciar un manejo avanzado en estos pacientes”. Pero “él no tiene ningún problema crónico degenerativo, es un paciente sano que sólo padecía obesidad sin otro factor de riesgo que pudiese empeorar su cuadro clínico”.

Por ello, la médico subrayó que “es muy importante que no bajemos la guardia, todavía hay casos de Covid-19 en las unidades médicas, a pesar de que los semáforos [epidemiológicos] hayan cambiado [de color] debemos seguir cuidándonos todos y a los de nuestro alrededor. Somos un personal que seguimos en la lucha, en la batalla y que vamos a continuar ayudando a la gente que así lo requiera”.

En el caso de Julio César, el paciente no derechohabiente del IMSS llegó el 6 de septiembre por la noche al Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZ/MF) número 29: “saturaba al 50 por ciento y tenía una semana de evolución de Covid-19 con síntomas respiratorios, fiebre que no mejoraba con tratamiento ambulatorio, por lo que fue necesario intubarlo para ayudarlo a respirar”.

La médico Claudia Trujillo Arévalo, adscrita al Servicio de Urgencias del HGZ/MF, explicó que se le dio tratamiento y permaneció en el Servicio de Urgencias por más de tres semanas. Y “gracias a todo el apoyo del Instituto Mexicano del Seguro Social y al equipo de respuesta COVID que trabaja en esta unidad, el paciente pudo seguir adelante y hoy es un gusto tener la noticia de que está dado de alta a su domicilio”.

A su salida del hospital, Julio César agradeció a los médicos que le salvaron la vida. “Toda la atención que recibí fue muy buena […]. La verdad es que me voy con otra idea del Seguro. Muchas gracias a los médicos y enfermeras por el apoyo que nos dan, no nada más a mí, sino a todos los que llegamos aquí de alguna o de otra forma”.

Por su parte, Diana –esposa de Julio César– expresó: “la verdad no tengo palabras para agradecer, no me alcanzaría nada para pagarles lo que hicieron por él. Gracias a ustedes tengo a mi pareja aquí y sus hijos tienen a un padre gracias a ustedes”.

TE PUEDE INTERESAR: Casi 5% de sobrevivientes de Covid-19 tendrá alguna secuela