Autor:

Usuarios de redes sociales criticaron este día las declaraciones del exsecretario de Hacienda y exgobenador del Banco de México, Agustín Carstens, en el sentido de que los gobiernos no podrán prevenir el incremento de bancarrotas. Ello, porque su vaticinio se dio un día después de las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional a México, para que genere impuestos a los alimentos y cancele el proyecto de Dos Bocas.

El gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BPI) indicó que, ante la pandemia por la Covid-19 y la crisis económica que enfrenta el mundo, la mayoría de los gobiernos y de los bancos centrales han actuado rápidamente y con resiliencia. Sin embargo, dijo, los efectos negativos en materia económica continuarán.

Al participar en la treceava Conferencia Internacional de Banca “Mejorar la reconstrucción: entidades bancarias, bancos centrales y gobiernos en una economía afectada por la Covid-19” –organizada por Santander–, Carstens dio su prospectiva respecto a la economía mundial en un lapso de 6 a 12 meses. En su análisis mencionó que los bancos centrales y los gobiernos apoyarán con garantías, avales y demás a algunos negocios y hogares que han sufrido de falta de liquidez. Ello los llevará a mejores circunstancias; sin embargo, aseveró, “tenemos que reconocer que el coronavirus Covid-19 va a cambiar la cara de la economía y muchos sectores que sufren ahora, no van a poder recuperarse”.

Y agregó: “sencillamente porque va a haber otra forma distinta de viajar, de trabajar y de ir de compras y todo ello complicado –aún más– por la revolución digital […] y se está conjugando con el enfriamiento de la actividad”. Por tanto, dijo, “debemos estar preparados para mayores dificultades para el futuro, pues a pesar de que los gobiernos intentan evitar efectos excesivos y han tenido un buen sentido común. Llegará un momento en el que la acción gubernamental sencillamente no pueda prevenir el incremento de bancarrotas”.