Autor:

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) aseguró que ha sido muy respetuosa de los derechos de los trabajadores que fueron despedidos de dicho organismo, aun cuando se detectó que algunos de ellos incurrieron en irresponsabilidades o desviaciones en el desempeño de su cargo afectando los recursos del pueblo, e incluso cuando algunos de los cesados enfrentan denuncias penales, que en su momento se dilucidarán.

En un comunicado, el organismo informó que debido a la política de máxima austeridad, que ha reestructurado y reorientado su presupuesto, se han hecho ajustes en el personal, así como en los procesos y formas de trabajo. Se inició también un reajuste en los salarios de los funcionarios “para reconocer el trabajo y el compromiso con las víctimas”.

Esto ha implicado dar de baja a aquellos funcionarios que “no están comprometidos con el servicio público y la transformación de la Comisión”. Sin embargo, informó, los trabajadores cesados “han desinformado o malversado la verdad de la vida institucional de la CNDH, poniéndola en riesgo. Y esta ha sido una constante desde el mes de junio”.

El organismo autónomo dijo que  ha sido muy respetuoso de los derechos de estos exfuncionarios, aun cuando durante el desempeño de su cargo se detectó: “ausencia total de principios, desviaciones en sus funciones con afectación a los recursos del pueblo, incumplimiento de su compromiso como servidores públicos, desatención de las quejas y deficiente emisión de recomendaciones, entre otras causales, todo esto reflejado en datos duros, han sido encubiertos con señalamientos de que ´injustificadamente´ se les cesó, cuando ha sido precisamente lo contrario”.

Y enfatizó: “que no quepa duda: cuando decimos que defendemos al pueblo es porque en realidad lo hacemos, y quien no cumple esta premisa no tiene cabida en la nueva CNDH”.