miércoles 2, diciembre 2020

Autor:

El objetivo de la campaña de vacunación contra la influenza sirve para prevenir el desarrollo de síntomas graves de la enfermedad, no para evitar la enfermedad, explicó la directora general del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia, Miriam Veras Godoy.

“No, no es para evitar la enfermedad, es para que la probabilidad de ser caso grave sea menor”, señaló. Además, expuso la importancia de vacunarse en octubre porque los anticuerpos se generan en tres semanas y de esta forma se estará prevenido para la temporada en la que hay mayor número de contagios, que es noviembre y diciembre.

En la conferencia sobre la pandemia, agregó que las campañas de vacunación estarán enfocadas a niños y niñas que tengan entre seis y 59 meses, adultos mayores de 60 años, embarazadas y trabajadores de la salud. Así como personas de 5 a 59 años que tengan alguna comorbilidad, es decir, aquellas que tengan alguna enfermedad cardiovascular (a excepción de la hipertensión arterial esencial), diabetes mellitus, obesidad mórbida, enfermedad pulmonar crónica, insuficiencia renal, inmunosupresión adquirida por enfermedad o tratamiento, cáncer y personas que tienen VIH.

La directora destacó que la vacuna no genera enfermedad, ya que es una vacuna “inactivada”, es decir que lo que se aplican “son partes del virus, se fragmenta y lo único que se deja son las características que generan anticuerpos, no las que producen enfermedad”.

Asimismo, mencionó que la vacunación contra la influenza no es anual: se realiza cada temporada invernal. Por lo que es importante que todas las personas que se vacunaron en enero, febrero y marzo se la vuelvan a aplicar porque la composición de las vacunas cambia.

Por último, la científica agregó que las personas que ya tuvieron la enfermedad también tienen que vacunarse porque existen diferentes tipos de influenza.