Autor:

Los representantes en México de cinco agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebraron la aprobación de un proyecto de decreto –de la  Cámara de Diputados– que establece la no detención en estaciones migratorias de niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad (menores migrantes).

La reforma –a diversos artículos de la Ley de Migración y de la Ley sobre Refugiados, Proyección y Asilo Político– determina como elemento central del proceso de garantía ­–que realizan las Procuradurías de Protección a esa población vulnerable–­ el interés superior de la niñez.

Por ello detaca la visión de protección a toda la infancia en situación de movilidad y la regularización de su condición migratoria, a fin de evitar su retorno expedito y garantizar sus derechos básicos.

Para su entrada en vigor y cumplimiento es necesaria la promulgación y publicación por parte del poder Ejecutivo federal y asegurar, de la mano del Congreso de la Unión, el presupuesto necesario para su instrumentación, aseveraron los representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de la Agencia de las  Naciones Unidas para los Refugiados, del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, de la Organización Internacional para las Migraciones, y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Con ello, apuntaron, México reafirmará el cumplimiento de sus compromisos internacionales dictados en el Sistema de Naciones Unidas y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos;  “y de diversas recomendaciones formuladas al país por los Comités de los Derechos del Niño; Trabajadores Migratorios y de sus Familiares; Contra la Tortura y el de Derechos Humanos”.

Y añadieron que el impacto de la reforma contribuirá a los objetivos de combate a la desigualdad e inclusión, incluidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Finalmente, a fin de armonizar la legislación para fortalecer los sistemas de protección a la infancia migrante, solicitantes de asilo y refugiados que se encuentran en México, las agencias de la ONU reiteraron su disponibilidad para brindar asesoría y cooperación técnica para la implementación de las reformas aprobadas por unanimidad.