Autor:

El Poder Judicial está dejando de cumplir con su labor de análisis como órgano de equilibrio frente a una serie de políticas públicas que afectan directa o indirectamente derechos colectivos y difusos, en particular en los juicios de amparo promovidos por indígenas en contra de megaproyectos como el Tren Maya, denunció el abogado Jorge Fernández Mendiburo, integrante de la organización Indignación, AC.

Y es que, consideró, desde el lanzamiento del Tren Maya, comunidades y organizaciones que han impugnado la ejecución del megaproyecto se han encontrado con obstáculos de toda índole, entre los que se encuentran aquellos impuestos por juzgadores federales.

Tal es el caso, dijo, del Circuito Decimocuarto de Yucatán, en donde los jueces han desechado los amparos presentados por las comunidades indígenas, con el argumento de que no existen elementos suficientes para acreditar la afectación del proyecto del Tren Maya.

El abogado Fernández Mendiburo cuestionó: “pero cómo no va a haber afectación, cómo pueden argumentar una cosas así, si ni siquiera han estudiado ni han recibido las pruebas que comprobarían esa afectación. Eso es lo grave: que de tajo se esté impidiendo el acceso a la justicia para comunidades y colectivos”.

No obstante, señaló, la jurisprudencia nacional e internacional ha establecido que es obligación de los jueces, cuando se reclame algún interés colectivo o algún interés difuso, conocer este tipo de amparos para poder definir el grado de afectación. Es decir, no pueden no admitir una demanda porque estarían actuando contrario al derecho de acceso a la justicia.

Para Fernández Mendiburo, también es preocupante que cuando los jueces admiten los amparos promovidos por las comunidades no emiten las suspensiones correspondientes a los proyectos, que garanticen que los demandantes no van a ver afectados sus derechos mientras se desarrolla el proceso judicial.

Incluso, advirtió, cuando los jueces federales sí emiten suspensiones no instrumentan mecanismos para verificar y garantizar que éstas se cumplan.

En videoconferencia, el abogado señaló que es en este contexto donde se hace trascendental el papel del Poder Judicial, ya que su labor –designada en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos– es ser un órgano de equilibrio frente a los actos arbitrarios de otros poderes.