Autor:

“La pandemia ocasionada por la Covid-19 es una oportunidad para construir un futuro nuevo y para equilibrar nuestra relación con el medio ambiente de manera que se creen empleos sostenibles, un crecimiento inclusivo y sistemas sociales equitativos, consideró la investigadora Catherine Saget, del Departamento de Investigación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En su artículo de opinión “América Latina y el Caribe muestran el camino hacia la recuperación verde de Covid-19”, señaló que, para ecologizar el trabajo y que existan empleos decentes, es necesario poner en marcha políticas adecuadas y regulaciones que permitan la adaptación de las estructuras de protección social vigentes –prestaciones por desempleo, pensiones y asistencia sanitaria– y progresos hacia la igualdad de género.

La experta refirió que un modelo basado en cero emisiones netas de carbono podría crear 15 millones de empleos para la región de aquí a 2030, con base en datos del informe conjunto El empleo en un futuro de cero emisiones netas en América Latina y el Caribe, de la OIT y del Banco Interamericano de Desarrollo.

“Esto representaría 22.5 millones de nuevos empleos en los sectores de la agricultura, la producción de alimentos de origen vegetal, las energías renovables, la silvicultura, la construcción y la manufactura. Mientras que se destruirían 7.5 millones de empleos en la electricidad a partir de combustibles fósiles y la producción de alimentos”, indicó la investigadora.

Sin embargo, aseveró que una economía con menos emisiones de carbono no significa que sea equitativa y justa, y tampoco “conducirá al modelo post pandemia que necesitamos”. Ello, porque el 80 por ciento de los nuevos empleos creados por esta economía han sido dominados por los hombres.

Otros datos de su artículo indicaron que la restauración de los ecosistemas desempeña un papel crucial, puesto que el medio ambiente está relacionado con nuestras vidas cotidianas, incluido el mundo del trabajo.

En este sentido, Catherine Saget apuntó que es necesario el diálogo social para formular soluciones respetuosas con el clima y que sean aceptadas por las partes locales interesadas.

La investigadora concluyó que “el camino hacia un futuro con cero emisiones netas de carbono no será fácil ni sin obstáculos, pero es el único camino hacia un futuro que sea económicamente resiliente, socialmente justo y ambientalmente sostenible.”