Autor:

Por el incremento de situaciones que atentan contra la dignidad y los derechos humanos de las personas migrantes durante su regreso de Estados Unidos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) expresó su rechazo. Ello, por las condiciones en las que son devueltos y repatriados miles de mexicanos del vecino país del Norte.

Luego de documentar varios incidentes en los aeropuertos de la Ciudad de México, Puebla, Querétaro, Michoacán, Tabasco y Jalisco, durante 2020, el organismo nacional solicitó a la Secretaría de Gobernación revisar el Memorándum sobre la Repatriación Segura, Ordenada, Digna y Humana con Estados Unidos, para fortalecer el sistema de protección consular; y también, pidió a la Secretaría de Relaciones Exteriores revisar los acuerdos de los consulados con las Oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza.

Durante su revisión, la CNDH constató que los repatriados “son detenidos en instalaciones administradas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) y devueltos de forma inmediata sin que tengan conocimiento de sus derechos; además de que son trasladados en vuelos que no consideran la posibilidad de acercarlos a sus lugares de origen”.

Igualmente, son estigmatizados: viajan esposados de pies y manos y no se cumplen los requerimientos de sana distancia para evitar contagios de la Covid-19.

Además, la CNDH solicitó a las secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores instrumentar protocolos de actuación desde una perspectiva de derechos humanos y bajo los principios de interés superior de la niñez y unidad familiar, para garantizar la seguridad de las personas repatriadas.

Finalmente, exhortó al Instituto Nacional de Migración a cumplir su función de autoridad receptora para canalizar a los repatriados ante las autoridades competentes de asistencia.