Autor:

Tomás Zerón de Lucio, quien fuera titular de la Agencia de Investigación Criminal, “se convirtió no sólo en el vocero del gobierno federal en este caso [de Ayotzinapa], sino en el principal orquestador de las mentiras, con diligencias reprobables basada en torturas, y mentiras”, dijo el fiscal general Alejandro Gertz Manero. Agregó que esos delitos cometidos no los hizo gratuitamente: “se robó más de 1 mil millones de pesos del presupuesto de la PGR [Procuraduría General de la República].

Gertz aseguró que el exfuncionario prófugo de la justicia sustrajo ese recurso multimillonario “con varios cómplices dentro de la institución y con anuencia de sus superiores, como pago por sus infamias”.

Al respecto, señaló que la propia PGR puso a su disposición a más de 50 agentes policiacos y a todo el aparato administrativo para cuidarlo y facilitarle ese saqueo.

“El año pasado cuando iniciamos esa investigación y encontramos el peculado, Tomás Zerón huyó del país”. Y se refugió en Israel, país al que se le ha pedido por todas las vías su extradición. El fiscal general agregó que el entonces jefe de Zerón, Jesús Murillo Karam, también se convirtió en vocero de la “verdad histórica” y encubridor.