Autor:

Prohibir la venta de comida chatarra y bebidas azucaradas a menores de edad, como sucedió en Oaxaca, no acabará con los problemas de salud y las enfermedades en la población, señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dijo que muchas de las afecciones se deben no al consumo de chatarra, sino a predisposiciones genéticas. Aunque, advirtió, los alimentos ultraprocesados no ayudan. Por ello, reiteró que se hará una campaña intensa de orientación nutricional.

El primer mandatario dijo en su conferencia no estar a favor de que algunos congresos estatales prohíban el consumo de comida chatarra, pero que es necesario realizar campañas de prevención para disminuir la cantidad de personas que padecen alguna enfermedad crónica, como diabetes, hipertensión u obesidad.

También volvió a indicar que no habrá impuestos a este tipo de productos. “No vamos a empezar a sacar dinero a costa de la salud del pueblo, cobrándoles más a los que venden los refrescos, a los que venden productos industrializados porque supuestamente así vamos a tener dinero para hacer hospitales. No queremos sólo curar a la gente, lo importante es prevenir”.