Autor:

La Secretaría de Hacienda y Crédito Pública presentó un nuevo paquete de medidas para apoyar a las personas y empresas a mitigar la crisis económica causada por la pandemia de Covid-19, permitiendo reestructurar sus créditos con menores tasas de interés, extensión del plazo de pago y menores cuotas.

Dicho paquete incluye “cuatro medidas regulatorias que incentivan y permiten a los bancos y otros intermediarios financieros reestructurar los créditos de los clientes que lo requieran”.

De esta manera, Hacienda informó que podrán adherirse más de “8 millones de créditos beneficiados por los Criterios Contables Especiales (CCE), así como los clientes que busquen este mecanismo”.

Agregó que desde el inicio de la pandemia, el gobierno ha instrumentado diversas acciones para mitigar los efectos sobre la economía de las familias y empresas derivados de las medidas sanitarias indicadas por las autoridades del Sector de Salud.

“Durante los meses de marzo y abril del presente año, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) emitió los CCE con el fin de que las entidades financieras pudieran implementar y ofrecer diversos programas de apoyo a sus clientes y, así, mitigar los efectos económicos relacionados con la contingencia” sanitaria.

Añadió que esas medidas de alivio temporal consistieron en el diferimiento parcial o total del pago de intereses o de capital por 4 o 6 meses, y 18 meses para créditos dirigidos al sector agropecuario o rural; todo ello, sin la generación de intereses adicionales, cobro de comisiones por reestructuras, solicitud de garantías adicionales ni la restricción o cancelación de líneas de crédito, entre otras.

El comunicado indicó que 8 millones 622 mil 159 créditos se apegaron a los CCE, y dado que la pandemia se ha extendido, Hacienda –por medio de la CNBV– acordó aplicar nuevas medidas para proteger la economía de personas y empresas que lo requieran.

“La facilidad regulatoria pretende promover restructuras de los créditos para que las instituciones financieras ajusten los esquemas de pago a la nueva realidad de las economías de los acreditados y sus familias, para lo cual invariablemente deberá disminuir el pago que se venía realizando, al menos en un 25 por ciento, lo que implicará que se amplíe el plazo remanente hasta en un 50 por ciento”. Asimismo, disminuir la tasa de interés y hacer quitas de capital.

Las cuatro nuevas medidas son:

1. Computar un monto menor de reservas específicas cuando se pacte una reestructura con el cliente.

2. Reconocimiento de las reservas específicas que se liberen por la reestructura de un crédito como reservas adicionales.

3. Podrán reconocer un mayor capital regulatorio al considerar las reservas adicionales como parte del capital complementario.

4. Reducir prudentemente los requerimientos de capital por riesgo de crédito.