Autor:

En Michoacán, el 67 por ciento de las niñas, niños y adolescentes se dedica casi todos los días a tareas escolares (12 por ciento menos que a nivel nacional), pero sólo el 38 por ciento logra terminarlas (18 por ciento menos que a nivel nacional); y el 55 por ciento de menores colabora con los trabajos domésticos (14 por ciento menos que a nivel nacional), reveló la consulta Infancias encerradas.

Entre las preocupaciones más presentes en los infantes se encuentran problemas relacionados con la cuestión económica familiar y con la enfermedad Covid-19.

De acuerdo con la encuesta –cuyos resultados fueron presentados hoy por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM)–, los participantes externalizaron principalmente sentimientos de aburrimiento y angustia ante la pandemia por el Covid-19.

“El aburrimiento es una constante en los resultados nacionales, pero en Michoacán hay una mayor presencia; el encierro significa la casa, significa la escuela, significa la familia y, ojo, significa protección”, mencionó la presidenta de la CDHCM, Nashieli Ramírez Hernández.

El objetivo del ejercicio, explicó, fue conocer cómo ha vivido ese sector poblacional del estado de Michoacán el encierro derivado de la emergencia sanitaria por la Covid-19.

Algunos testimonios presentados por el organismo reflejan las angustias que padecen los menores, como el de una adolescente de 14 años que manifestó: “el miedo y la ira me consumen, a veces estoy perdida sin saber en qué lugar de mi mente estoy. Extraño a mis compañeros de escuela, los momentos felices que pasábamos antes y ahora, que quiero aprovechar el tiempo es difícil […] volver a repetirlos. He ansiado volver a empezar, pero por más que pasa el tiempo más difícil es creer que todo sea genial. Sé que la vida ya no va a ser como antes, […] espero y todo vuelva a la normalidad, espero y comprendan lo que realmente siento. Bye”.

Al respecto, Nashieli Ramírez indicó que esto refleja una crisis de salud en términos físicos. “Estamos, ya no en la antesala, estamos en la sala de una crisis de salud mental”; por ello es de suma importancia desarrollar estrategias que permitan contener estas sensaciones que no sólo habitan en los niños, sino también en los adultos, para atender esta crisis y que no escale a mayores.

De acuerdo con la encuesta aplicada, la mayoría de los participantes ocupan su tiempo en tareas escolares y domésticas. A nivel nacional, Michoacán es la entidad en donde se muestra una mayor diversidad de pasatiempos para ocupar el tiempo libre y donde hay un mayor índice de lectura, fuera de las cuestiones escolares.

Por otra parte, el 60 por ciento tiene acceso a computadora o tableta (9 por ciento menos que la media nacional) y32 por ciento cuenta con teléfono celular propio (24 por ciento menos que a nivel nacional).

El 86 por ciento cuenta en su casa con espacios exteriores (patios, azoteas, jardín), 13 por ciento más que en el país.

La consulta se realizó del 27 de mayo al 15 de junio de este año, en la cual se contaron con 40 mil 427 participantes a nivel nacional entre 6 y 17 años de edad, quienes respondieron un cuestionario virtual y se recibieron 648 dibujos realizados por niñas y niños, entre 1 y 6 años de edad.

La CDHCM informó que el ejercicio se caracterizó por ser inclusivo y accesible, ya que se contó con interpretación en idioma mazahua y lengua de señas mexicana; también se instrumentó la opción de género no binario y se habilitó un software de accesibilidad de lectura para personas con discapacidad visual. Durante la presentación de los resultados, la presidenta del organismo informó que se recibieron 313 cuestionarios en línea y 38 dibujos.

Los miedos de la niñez

Testimonio de un adolescente de 14 años:

“Las cosas que más me preocupan es que no tenemos dinero para pagar la luz y otras cosas que exige el gobierno que debemos de pagar, y con mi familia estoy muy bien gracias a dios”.

Testimonio de un adolescente de 11 años:

“Que se enferme alguien cercano a mí. Que no tengamos dinero para comprar comida”.

A los menores se les preguntó: ¿qué te provoca tristeza? Una niña de 9 años respondió: “no estar con las personas que más quiero en la vida por miedo a que se enfermen”. Mientras que una pequeña de 8 años dijo: “que no podamos salir; que mi papá siempre llega de malas porque no hay mucho trabajo; que dice mi papá que no alcanza el dinero para pagar los gastos de la casa, y que no puedo ver a mis amigas y mi maestra”.

La presidenta de la CDHCM explicó que lo que se busca es que los resultados de la consulta Infancias encerradas sean tomados en cuenta para políticas públicas y acciones a corto plazo; ya que la pandemia sigue y las niñas y niños continúan encerrados, por lo tanto, muchos de los pensamientos y sentimientos reflejados en los dibujos y cuestionarios se pueden recrudecer con el paso del tiempo.

Por su parte, Uble Mejía Mora –secretario ejecutivo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Michoacán– refrendó su compromiso para dar seguimiento a la conclusiones que emitió la CDHCM, como son, la coordinación interinstitucional e interdisciplinaria par la construcción de acciones, políticas públicas y mecanismos que abonen al cambio de la realidad que viven niñas, niños y adolescentes en la entidad.