Autor:

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) investiga una queja presentada por una paciente con cáncer linfático del Hospital General Zona 110, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a quien en diciembre de 2019 le fueron suspendidas sus quimioterapias, bajo el argumento de que la institución no contaba con los medicamentos suficientes para continuar con el tratamiento.

Ante ello, la CNDH solicitó a la titular de la Unidad de Atención al Derechohabiente del IMSS instrumentar medidas cautelares, lo cual implica que la paciente reciba de manera inmediata y oportuna los medicamentos que necesita para continuar con las quimioterapias prescritas.

El organismo nacional recordó que –de acuerdo con el artículo 4, párrafo cuarto, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos– toda persona tiene derecho a la protección de la salud, en relación con el numeral 8 del Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación de Servicios de Atención Médica, el cual determina que las actividades de atención médica que brinda el Estado son de cuatro tipos, las preventivas, curativas, de rehabilitación y paliativas.

La CNDH informó en un comunicado, que las medidas cautelares ya han sido notificadas a la unidad del IMSS y en caso de que ésta las acepte, les dará seguimiento a su instrumentación y cumplimiento, vigilando que se respeten los derechos humanos de la víctima.