Autor:

En los enfrentamientos más recientes entre campesinos de los municipios de Aldama y de Chenalhó, Chiapas, han perdido la vida 25 personas, y otras 23 han resultado gravemente heridas, explicó Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración.

El funcionario de la Secretaría de Gobernación indicó que este conflicto es de carácter agrario y surgió en 2009 por la delimitación de terrenos entre ambas comunidades; y, dijo, que se ha reactivado a tal grado que ha ocasionado pérdida de vidas y personas heridas, situación que se debe a grupos que “no están dispuestos a colaborar para la solución del conflicto”.

En la conferencia presidencial, indicó que aunque la atención corresponde a las autoridades locales, el gobierno federal ha contribuido a buscar la solución, al desmantelar 47 parapetos y trincheras de Aldama y 27 en Chenalhó, así como el otorgamiento de beneficios sociales para todas las familias de la zona.

Alejandro Encinas también informó que el día de hoy se celebrará una asamblea entre ambas comunidades para aceptar el acuerdo propuesto por el gobierno federal de otorgar la reparación del daño y reasignar las 59 hectáreas: 32.5 para Aldama y 27 de Chenalhó.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que su gobierno no puede tomar partido por ninguno de los bandos y que su objetivo es pacificar la zona y buscar la reconciliación entre los habitantes. Ello, porque no sólo son comunidades las enfrentadas, sino incluso familias.

Por su parte, Encinas advirtió que él no es la autoridad competente para descalificar o aprobar las denuncias de cada bando, sino que su función es colaborar en la solución.