Autor:

El nuevo etiquetado frontal “no puede, por sí solo, demostrar un impacto en la obesidad, pero lo que sí sabemos es que si se reducen las calorías en los productos sería suficiente para generar ahorros por 39 mil millones de pesos y para disminuir los niveles de índice de masa corporal, que indican obesidad por más de un millón de personas”, señaló el director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) del Instituto Nacional de Salud Pública, Simón Barquera.

Además, el científico explicó que los resultados de la instrumentación del nuevo etiquetado se van a obtener los próximos meses, y se busca documentar si produjo una mejora en la calidad de los productos.

El doctor destacó que se van a evaluar campañas educativas en niños a través del programa “Salud en tu escuela”, para “ver cómo los niños interpretan este etiquetado, [porque] es importante que lo aprendan a utilizar; y finalmente, a largo plazo, en uno o dos años vamos a poder ver el impacto que tiene sobre el consumo de alimentos”.