Autor:

El nuevo etiquetado frontal de alimentos procesados se hizo con el objetivo de que los consumidores puedan realizar una evaluación de los productos de manera rápida; para que sea entendido por los niños; sea claro, facilite elecciones saludables y se promueva la reformulación de su fabricación, explicó el director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) del Instituto Nacional de Salud Pública, Simón Barquera.

Además, el médico señaló que el sistema tradicional de etiquetado “fue desarrollado por el sistema de la comida chatarra hace 10 años y no hay ningún estudio que demuestre que es efectivo”.

También expuso que fue diseñado a partir del consumo de 2 mil calorías al día y mencionó que el problema es que muchos mexicanos requieren menos de esa cantidad, como los niños y niñas.

En el etiquetado anterior se considera 90 gramos de azúcar como la cantidad recomendada por día; sin embargo, la Organización Mundial de la Salud recomienda 50 gramos de azúcar como el máximo tolerable.

Simón Barquera añadió que alrededor de 20 estudios sustentan este etiquetado y destacó que “cuando fueron las discusiones para elaborarlo hubo mucho consenso por parte de todos los grupos interesados en la salud porque advierte sobre exceso de calorías, sodio, azúcares, grasa saturadas y trans”.