Autor:

“El mayor miedo era que nos desaparecieran, porque es la forma de accionar de las autoridades del Estado de México”, dijo una de las detenidas arbitrariamente por policías municipales, durante el desalojo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHE) en Ecatepec.

El operativo se llevó a cabo con uso excesivo de la fuerza, denunciaron las mujeres que habían “tomado pacíficamente” las instalaciones de la CODHE el 10 de septiembre, como protesta ante la nula atención de casos violatorios a derechos humanos. Hay casos, indicaron, que no han sido atendidos desde 2016 por el gobierno de Alfredo del Mazo.

En un video difundido en redes sociales, la colectiva Manada Periferia informó que, alrededor de las 10 de la mañana de este viernes, una decena de mujeres detenidas en el Centro de Justicia del Estado de México en Atizapán de Zaragoza fueron puestas en libertad.

 

La toma de la Comisión estatal se realizó la tarde del jueves 10 de septiembre por un grupo de mujeres en busca de la revisión de expedientes por abuso sexual y trata.

“Tomamos el espacio pacíficamente. El propio organismo emitió un comunicado dando fe de que la toma no había sido violenta, y de repente” aproximadamente a la 1 de la mañana del 11 de septiembre, más de 100 policías entraron a las instalaciones de la Comisión. “Rodearon enteramente el edificio. Tumbaron la puerta, cuando ni siquiera estaba cerrada. Empezaron a forcejear porque adentro estaban niños en un salón. Empezaron a golpear parejo: a unas del cabello y a otras de las sudaderas”,declaró una de las mujeres convocadas a apoyar a una “compañera víctima de trata”.

Además, detallaron que fueron despojadas de todas sus pertenencias: “nos robaron todo. Nos golpearon a todas, a todas. Estuvo muy culero ahí adentro. Había niños, golpearon a los morros y todas acuerpando”.

En el lugar también se encontraba una mujer embarazada y su esposo, a quienes también golpearon. Los golpes de los elementos policiacos los hicieron sangrar; “todo está lleno de sangre allá adentro”.

Las agredidas dijeron no confiar en el sistema de impartición de justicia mexiquense, porque “el Estado es quien nos lastimó, es quien nos desaparece”. Y es que, les pareció “risible” el hecho de que en un ente procurador de los derechos humanos se les haya violentado, lo que demuestra “que ni siquiera ahí estamos resguardadas”.

Asimismo, las reporteras que acudieron a cubrir la manifestación resultaron agredidas. En redes sociales dieron cuenta de los golpes que los policias dieron al auto donde viajaban.