Autor:

Con un manifiesto firmado por más de 300 intelectuales y 60 organizaciones, se exigió al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), prohibir la minería en la selva de Los Chimalapas, Oaxaca. Pues, los megaproyectos mineros pretenden instalarse en más de 107 mil hectáreas de bienes comunales. Territorio de donde se extraerían oro, plata, cobre y plomo.

La instalación de la minería a cielo abierto “tendría impactos ambientales en una de las regiones más biodiversas del mundo”, en donde la mayoría de la fauna y flora está en vías de extinción. Se alterarían miles hectáreas de selva: el agua se contaminarían el agua dulce que alcanza 594 mil hectáreas de propiedad comunal, se menciona en el documento con el que los firmantes mostraron solidaridad internacional ante la defensa del territorio del pueblo zoque.

En el manifiesto se exigió –mediante la Secretaría de Medioambiente y Recursos Naturales- la negación de forma definitiva -a la empresa canadiense Minaurum Gold Coper– el permiso para exploración minera para el proyecto “Santa Marta”; así como que la Secretaría de Economía no otorgue cuatro solicitudes de concesión las cuales están en trámite, ya que el total de tierras a explotar sería mayor a las 100 mil hectáreas que se pretenden explotar.

Además de reclamar que el gobierno mexicano con participación de organismos internacionales “respeten y reconozcan los derechos inalienables de propiedad comunal del territorio (incluyendo al subsuelo) por parte de los pueblos indígenas zoques que habitan y cuidan la selva” ubicada al sur de México, en el Istmo de Tehuantepec, zona codiciada por empresas por la riqueza natural.

Así como, pedir, una articulación de los organismos internacionales para instaurar medidas “para el reconocimiento de los valores ecológicos y bioculturales de Los Chimalapas, y para su protección efectiva asegurando así la vida del pueblo indígena”. Los demandantes enfatizaron que el derecho a las diversas formas de existencias y la libre determinación de los pueblos que habitan esta región “no es negociable”.

La demanda internacional se suma al pronunciamiento en contra de los permisos de exploración -emitido por el Ayuntamiento Municipal Constitucional San Miguel Chimalapa, Juchitán, el pasado 20 de agosto–. En la carta, se reiteró que la comunidad de San Miguel, mediante asambleas y oficios firmados por anteriores autoridades municipales y comunales, ha rechazado totalmente la exploración y explotación minera en su territorio comunal y municipal.

 

Leave a Reply