Autor:

La Red Mexicana de Afectados por la Minería (Rema) denunció una incursión militar en Carrizalillo, Guerrero, en contra de los opositores a la minera canadiense Equinox Gold. Por ello lanzó una alerta urgente, en la que expuso que “hoy, a las 17:40 horas, alrededor de 50 elementos del Ejército Mexicano se presentaron –en un camión y una camioneta– en la entrada de la mina Los Filos, lugar en el que se ubica el campamento que mantienen las y los ejidatarios de Carrizalillo, para intimidarlos”.

Por ello consideraron como “grave e indignante” el involucramiento del Ejército en un conflicto que debe ser resuelto por la vía pacífica y con apego a la ley. “Desde la Red Mexicana de Afectados por la Minería llamamos a la ciudadanía, a la prensa y a la sociedad en general a mantenerse alerta ante esta amenaza a la comunidad de Carrizalillo; una clara intimidación a partir de la cual, a decir de este despliegue intimidatorio, podemos presumir que la minera canadiense Equinox Gold cuenta con el apoyo del gobierno y del Ejército Mexicano”.

Por ello, responsabilizó al gobierno federal y a Equinox Gold de cualquier agresión que puedan sufrir las familias, personas de la tercera edad, así como niñas y niños de Carrizalillo que se encuentra en el campamento.

La Rema recordó que los ejidatarios exigen a Equinox Gold respeto al medio ambiente, la salud y la vida. Además de los incumplimientos a esos acuerdos, los afectados “rescindieron los convenios por el trato racista y discriminatorio que han recibido de su parte. Los representantes de dicha empresa, faltando a la verdad, arguyen que las y los ejidatarios han ocupado las vías de comunicación obstruyéndolas ilegalmente, cuando ha sido la empresa quien ha pasando por alto los acuerdos con la comunidad, ignorando los derechos de una población que ha sido afectada irreversiblemente en términos ambientales, sociales y de salud por la explotación minera”.

La organización consideró altamente preocupante la falta de respeto a los ejidatarios y el incumplimiento de los convenios que ha generado el conflicto actual, así como las mentiras que la empresa difunde para eludir su responsabilidad, lo que apunta hacia la criminalización o la confrontación violenta.

Y advirtió que “de nada sirve que el presidente Andrés Manuel López Obrador se regodeé diciendo que no habrá más concesiones mineras, si en la práctica las empresas que saquean ya nuestro país violentan los derechos de los pueblos con toda impunidad y apoyo del gobierno”.