Autor:

El programa Sembrando Vida en Sinaloa acumula otra denuncia por supuestos malos manejos. En esta ocasión, la acusación se interpuso ante la Secretaría de la Función Pública (SFP), que encabeza Irma Eréndira Sandoval, por la probable comisión de tres delitos.

El documento, del cual Contralínea posee copia, fue interpuesto por Silverio Díaz Ramón, técnico social del programa con clave SV-4514. El denunciante es también secretario estatal de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA).

Ingresado a la SFP este 26 de agosto, el documento acusa a Daniela Heredia Hernández, facilitadora del programa en la región norte de Sinaloa, de excluir del apoyo a beneficiarios de la región de la sierra; de cobrar dos “salarios públicos” y de difamación contra el propio denunciante.

Con respecto de la supuesta exclusión de campesinos, en la denuncia se asienta que alrededor de 80 beneficiarios quedaron fuera del programa simplemente porque a la servidora pública “se le dificultaba asistir a la parte alta de la sierra”.

Supuestamente, los afectados son de “las comunidades Meza del Frijol (Ejido Jesús María Tosibuena), San José Gracia (Ejido Santa María), Vinatería (parte del Ejido Quitaboca) y Aliso de los Olguines” (sic).

Sobre los “dobles salarios”, el denunciante señala que la facilitadora percibe mensualmente 29 mil 738 pesos por su trabajo en Sembrando Vida. Y también recibe beca de 17 mil 770 pesos mensuales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) por los estudios de doctorado que realiza.

Acerca de la “difamación” en su contra, al supuestamente haber pedido el 20 por ciento de la ayuda a los beneficiarios del programa, el denunciante afirma: “soy profesionista y fui a hacer un trabajo profesional a nombre del programa y llevar las políticas del presidente de la República a la región más apartada y con pobreza extrema” (sic).