Autor:

Francisco García Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas, aseguró que las acusasiones que lo vinculan presuntamente con el cártel de Los Zetas son “acusasiones sin fundamentos, provenientes de nuestros adversarios”.

Y agregó: “los señalamientos de los que he sido sujeto son ataques e insinuaciones sin fundamentos. No son casualidad. Nuestros adversarios están preocupados por los avances que hemos tenido en Tamaulipas. Esto tiene a los adversarios inquietos”.

El mandatario panista también resaltó que Tamaulipas “es el estado energético por excelencia y el estado fronterizo más importante del país”, por lo que, dijo, “entre más fuertes somos, más fuertes son los ataques no sólo de políticos locales y nacionales sino también por parte de integrantes del crimen organizado, quienes tienen aliados políticos para que no se metan con ellos ni sus negocios”.

Asimismo señaló que estos señalamientos “quitan mucho tiempo”, puesto que “ahora se tienen que andar aclarando declaraciones, sin sustento, de criminales confesos como [Emilio] Lozoya. Es una pérdida de tiempo”.

Esto, en relación a la declaración realizada por el exdirector general de Petróleos Mexicanos, en la que se aseguró que García Cabeza de Vaca recibió sobornos para aprobar la reforma energética, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto y cuando el mandatario era senador.

“Hay quienes creen que con infamias o intrigas me van a distraer. Yo vengo de la oposición. Quitamos un régimen que llevaba 85 años en el poder, quienes entregaron y pactaron con el crimen organizado y por eso los índices de violencia en Tamaulipas crecieron durante más de una década”, añadió.

Por último, Francisco García resaltó que en su administración acabó con el gobierno de los criminales y “con el crimen desde el gobierno: a ver quién se cansa primero, ellos de calumniarme o yo de trabajar por el pueblo”.